More

    Nicaragua y Rubén Darío

    Por Marcela Pérez Silva

    Embajadora de Nicaragua en el Perú

    Querido Rubén:

    “Padre y maestro mágico”. “Darío de las Américas celestes”, como escribía César Vallejo. Árbol de la vida a cuya sombra “crecen y se multiplican los poetas”, en el poema de Eduardo Chirinos. Esos mismos poetas que se debaten entre el “ser o no ser como tú“, diría Octavio Paz, que te llamó “Fundador”. Jorge Luis Borges te había llamado “Libertador”, pero antes que él ya lo había hecho José Coronel Urtecho quien, en 1925, te reconoció “paisano inevitable” y terminó por llamarte “Maestro, maestro”. Al decir de Jorge Eduardo Arellano eres, Rubén, “nuestro Simón Bolívar literario”.

    Al cumplirse 154 años de tu llegada al mundo, venimos hasta el monumento que te recuerda en Lima, trayéndote estas flores y el abrazo de nuestro pueblo, de nuestro presidente, el comandante Daniel Ortega, y de nuestra vicepresidenta, la poeta Rosario Murillo.

    Te contamos que desde que regresó nuestro Buen Gobierno, la educación en Nicaragua volvió a ser gratuita. Que 1’200,000 niños en todo el país reciben cada día una “merienda escolar”. Que hemos extendido la educación secundaria al campo, lo mismo que la educación técnica. Que en las Regiones Autónomas del Caribe ofrecemos educación intercultural bilingüe. Y que entre 2007 y 2019 alfabetizamos a más de medio millón de personas en español, mískito, zumo, mayagna y creole.

    Te contamos que, entre los más importantes logros de nuestro Gobierno cristiano, socialista y solidario, destaca la delimitación y titulación de 23 territorios indígenas y afrodescendientes en la Región del Caribe (37,859 km2: un tercio del territorio nacional) lo cual restituye sus derechos ancestrales a 304 comunidades originarias.

    Te contamos que estamos cambiando nuestra matriz energética: pasamos de 26% de energía renovable en 2007 al 77% en 2020. Que la electrificación de la mitad del país, ha llevado energía eléctrica al 97% de los hogares; que el agua potable ha llegado al 91.8% de la población y el alcantarillado sanitario ha alcanzado una cobertura del 51%. Además, hemos construido la mejor red de carreteras de Centroamérica y unido el Caribe con la zona del Pacífico. Y estamos reforestando los bosques y protegiendo a la madre tierra.

    Mira, Rubén, en 2007 nuestra patria, Nicaragua, estaba en el puesto 90 en el “Índice de Brecha de Género” del Foro Económico Mundial; hoy ocupamos el 5º lugar (después de Islandia, Noruega, Suecia y Finlandia). En participación política de las mujeres nos situamos en el tercer puesto (luego de España y Finlandia). En cargos ministeriales empatamos con Francia en el primer lugar, con el 52.9% de mujeres en nuestro gabinete de gobierno. Nuestro 45.75% de diputadas en la Asamblea Nacional nos coloca el 5º lugar en participación parlamentaria en el mundo, según datos de la ONU. Y en las últimas elecciones, las Alcaldías Municipales alcanzaron el 42.5% de mujeres en los cargos de alcaldesas, vicealcaldesas y concejalas.

    Nuestros programas sociales, como Hambre Cero, han capitalizado a 200 mil mujeres de los sectores rurales, entregándoles un Bono Productivo Alimentario (animales de granja, insumos, herramientas agrícolas y capacitación). Usura Cero ha otorgado mas de 500 mil microcréditos para apoyar la gestión de pequeños negocios, fortaleciendo el liderazgo comunitario de las mujeres y su autonomía económica.

    Desde hace trece años, la Nicaragua sandinista y dariana viene construyendo un modelo de salud preventivo y comunitario. Hemos redoblado el personal de salud pública y formado a 3000 nuevos médicos. Hemos construido 18 hospitales y tenemos 6 más en construcción. Además, contamos con 66 clínicas móviles que prestan servicios gratuitos en los más apartados rincones de nuestro país. Todos estos avances nos han permitido enfrentar el covid-19.

    Para hacerle frente a la pandemia nos preparamos desde enero, aplicando los protocolos de sanidad que dictaba la OMS. 98,224 voluntarios fueron capacitados y realizaron visitas casa por casa, instruyendo a la población sobre las medidas de prevención y recogiendo datos para un “Mapa de la Salud” que da cuenta de las enfermedades crónicas que padece la población de riesgo en cada territorio. Aplicamos 1.2 millones de vacunas contra la influenza y la neumonía, lo cual redujo los casos de enfermedades respiratorias. Preparamos 11 “hospitales covid” con 1700 camas, 565 UCI, 574 succionadores, 449 respiradores y 954 monitores. De manera que en ningún momento se saturaron nuestros hospitales.

    No establecimos cuarentenas. No se detuvo el ciclo agrícola. Los colegios públicos siguieron acogiendo a los estudiantes que carecen de medios informáticos y condiciones para la educación virtual. Estas medidas de nuestro buen Gobierno se revelaron acertadas. La semana pasada tuvimos 55 nuevos casos de covid-19 y sólo una persona fallecida que lamentar. Hasta la fecha hemos logrado la recuperación de 4,694 nicaragüenses. Nuestras exportaciones se han incrementado en un 14.1% (el mayor aumento de América Latina) mientras que la región centroamericanana experimentó una reducción del 26%.

    Estas son las flores que te traemos, Rubén, para celebrar tu cumpleaños. Porque al celebrarte nos celebramos a nosotros mismos. Celebramos nuestros derechos recobrados. Nuestro derecho al desarrollo humano, a la equidad de género, a la vida digna. El derecho a nuestra identidad multiétnica, pluricultural y multilingüe. El derecho a la soberanía y a la autodeterminación de esa patria que tú soñaste grande y que, con el esfuerzo de todas y todos, seguimos construyendo.

    Feliz cumpleaños, poeta. ¡Principe de las letras Nuestroamericanas! Nicaragüense y universal.

    Por Marcela Pérez Silva

    Embajadora de Nicaragua en el Perú

    Querido Rubén:

    “Padre y maestro mágico”. “Darío de las Américas celestes”, como escribía César Vallejo. Árbol de la vida a cuya sombra “crecen y se multiplican los poetas”, en el poema de Eduardo Chirinos. Esos mismos poetas que se debaten entre el “ser o no ser como tú“, diría Octavio Paz, que te llamó “Fundador”. Jorge Luis Borges te había llamado “Libertador”, pero antes que él ya lo había hecho José Coronel Urtecho quien, en 1925, te reconoció “paisano inevitable” y terminó por llamarte “Maestro, maestro”. Al decir de Jorge Eduardo Arellano eres, Rubén, “nuestro Simón Bolívar literario”.

    Al cumplirse 154 años de tu llegada al mundo, venimos hasta el monumento que te recuerda en Lima, trayéndote estas flores y el abrazo de nuestro pueblo, de nuestro presidente, el comandante Daniel Ortega, y de nuestra vicepresidenta, la poeta Rosario Murillo.

    Te contamos que desde que regresó nuestro Buen Gobierno, la educación en Nicaragua volvió a ser gratuita. Que 1’200,000 niños en todo el país reciben cada día una “merienda escolar”. Que hemos extendido la educación secundaria al campo, lo mismo que la educación técnica. Que en las Regiones Autónomas del Caribe ofrecemos educación intercultural bilingüe. Y que entre 2007 y 2019 alfabetizamos a más de medio millón de personas en español, mískito, zumo, mayagna y creole.

    Te contamos que, entre los más importantes logros de nuestro Gobierno cristiano, socialista y solidario, destaca la delimitación y titulación de 23 territorios indígenas y afrodescendientes en la Región del Caribe (37,859 km2: un tercio del territorio nacional) lo cual restituye sus derechos ancestrales a 304 comunidades originarias.

    Te contamos que estamos cambiando nuestra matriz energética: pasamos de 26% de energía renovable en 2007 al 77% en 2020. Que la electrificación de la mitad del país, ha llevado energía eléctrica al 97% de los hogares; que el agua potable ha llegado al 91.8% de la población y el alcantarillado sanitario ha alcanzado una cobertura del 51%. Además, hemos construido la mejor red de carreteras de Centroamérica y unido el Caribe con la zona del Pacífico. Y estamos reforestando los bosques y protegiendo a la madre tierra.

    Mira, Rubén, en 2007 nuestra patria, Nicaragua, estaba en el puesto 90 en el “Índice de Brecha de Género” del Foro Económico Mundial; hoy ocupamos el 5º lugar (después de Islandia, Noruega, Suecia y Finlandia). En participación política de las mujeres nos situamos en el tercer puesto (luego de España y Finlandia). En cargos ministeriales empatamos con Francia en el primer lugar, con el 52.9% de mujeres en nuestro gabinete de gobierno. Nuestro 45.75% de diputadas en la Asamblea Nacional nos coloca el 5º lugar en participación parlamentaria en el mundo, según datos de la ONU. Y en las últimas elecciones, las Alcaldías Municipales alcanzaron el 42.5% de mujeres en los cargos de alcaldesas, vicealcaldesas y concejalas.

    Nuestros programas sociales, como Hambre Cero, han capitalizado a 200 mil mujeres de los sectores rurales, entregándoles un Bono Productivo Alimentario (animales de granja, insumos, herramientas agrícolas y capacitación). Usura Cero ha otorgado mas de 500 mil microcréditos para apoyar la gestión de pequeños negocios, fortaleciendo el liderazgo comunitario de las mujeres y su autonomía económica.

    Desde hace trece años, la Nicaragua sandinista y dariana viene construyendo un modelo de salud preventivo y comunitario. Hemos redoblado el personal de salud pública y formado a 3000 nuevos médicos. Hemos construido 18 hospitales y tenemos 6 más en construcción. Además, contamos con 66 clínicas móviles que prestan servicios gratuitos en los más apartados rincones de nuestro país. Todos estos avances nos han permitido enfrentar el covid-19.

    Para hacerle frente a la pandemia nos preparamos desde enero, aplicando los protocolos de sanidad que dictaba la OMS. 98,224 voluntarios fueron capacitados y realizaron visitas casa por casa, instruyendo a la población sobre las medidas de prevención y recogiendo datos para un “Mapa de la Salud” que da cuenta de las enfermedades crónicas que padece la población de riesgo en cada territorio. Aplicamos 1.2 millones de vacunas contra la influenza y la neumonía, lo cual redujo los casos de enfermedades respiratorias. Preparamos 11 “hospitales covid” con 1700 camas, 565 UCI, 574 succionadores, 449 respiradores y 954 monitores. De manera que en ningún momento se saturaron nuestros hospitales.

    No establecimos cuarentenas. No se detuvo el ciclo agrícola. Los colegios públicos siguieron acogiendo a los estudiantes que carecen de medios informáticos y condiciones para la educación virtual. Estas medidas de nuestro buen Gobierno se revelaron acertadas. La semana pasada tuvimos 55 nuevos casos de covid-19 y sólo una persona fallecida que lamentar. Hasta la fecha hemos logrado la recuperación de 4,694 nicaragüenses. Nuestras exportaciones se han incrementado en un 14.1% (el mayor aumento de América Latina) mientras que la región centroamericanana experimentó una reducción del 26%.

    Estas son las flores que te traemos, Rubén, para celebrar tu cumpleaños. Porque al celebrarte nos celebramos a nosotros mismos. Celebramos nuestros derechos recobrados. Nuestro derecho al desarrollo humano, a la equidad de género, a la vida digna. El derecho a nuestra identidad multiétnica, pluricultural y multilingüe. El derecho a la soberanía y a la autodeterminación de esa patria que tú soñaste grande y que, con el esfuerzo de todas y todos, seguimos construyendo.

    Feliz cumpleaños, poeta. ¡Principe de las letras Nuestroamericanas! Nicaragüense y universal.

    Más recientes