Por: Alter B. Himelfarb / Coronavirus: ¿Castigo divino? (IV)

0
162
La corrupción, la epidemia de América Latina (XXVI)
Por: Alter B. Himelfarb W. 

Por: Alter B. Himelfarb W. / El deterioro ha corrompido la SALUD.  Dios prohibió comer algunos animales.  Entre ellos, el cerdo y ni qué decir de murciélagos, insectos, serpientes, roedores, etc.   ¿Y qué nos mandó?  La ”pendejadita” del .  Es una pandemia global, que ha afectado no solamente la salud, sino profundamente,  el aspecto económico.

Para controlar el crecimiento de la Plaga, los Gobiernos decretaron cuarentena. Nadie sale de sus hogares.  Las empresas tienen que parar.  Las personas no compran.  Los consumos caen “al piso”.  El circulante, disminuye… Podemos agregar un sin número de aspectos encadenados, como que la corrupción de quienes manejan cada país, por ese deterioro moral y ético, no permitió con el correr de los años, la construcción de nuevos Hospitales y Centros de Salud, atentando en el trasfondo contra la salud humana.  Y al día de hoy, al comentar de Antero Flores-Araoz, -Columnista de “La Razón”-, ya se rumora de posibles “chanchullos” en los Institutos del Gobierno encargados de las compras de insumos básicos para contrarrestar la pandemia. ¿Creemos en Dios? No, no creemos en Dios. 

Quienes hacen sobornos y  chanchullos, no creen en Dios.  Quienes se aman más a sí mismos que al prójimo, no creen en Dios.  Gracias a ellos, a la corrupción y degeneración social, estamos como estamos, Coronados con ese virus !

El Coronavirus sorprendió al mundo, a la humanidad.  No es un premio, ni un alivio, ni un estímulo.  Es una aflicción, una mortificación, una sanción.  Para no alargar el “chico”, -querramos reconocerlo o no-, podría ser un castigo. ¿Pero un castigo *Global* de quién? Un castigo que, -probablemente-, viene de Dios. Y no es que Dios se nos “aparezca en persona”.  Todos los elementos que intervienen, personas o cosas, actúan como “agentes”, como “intermediarios” de sus decisiones, como lo hemos leído de los Profetas.

Y comienzan los “fueque que fueque”: Que por comer ratas y murciélagos… Que no, que fue desarrollado en un laboratorio…Que CHINA tiene un gran laboratorio en Wuhan…Que fue asesorado por científicos NORTEAMERICANOS que lo visitaban con frecuencia y además los asesoraban….¡No hay escapatoria!  Todo ello funciona por una Voluntad, que está Verraca, Inconforme,  con el comportamiemto de la Humanidad.

La futilidad y las banalidades, los vacíos éticos y morales, el descuido por la naturaleza, la falta de higiene, la falta de educación y una serie de fallas nuestras, poco a poco, están haciendo invivible nuestro planeta tierra. Y no nos habíamos dado cuenta, hasta cuando  de ”llapa”, aparecieron los chinos con el tal Coronavirus o COVID 19….

Así que “a la hora de la verdad”, sea la causa que sea, el mundo está afligido, mortificado, sancionado.

Hemos tenido en nuestras manos, la opción de manejar ese mundo que Él nos dio y hemos sido incapaces. Las enseñanzas recibidas desde que  comenzamos a vivir, no han dejado nada en nuestros cerebros.  ¿Malos los profesores (ética y moral) o malos sus estudiantes (nosotros)?

Somos inteligentes, pero no tenemos SABIDURÍA.  En Proverbios Cap. 9, v. 10, encontramos, que “El temor (respeto) a Dios, es el principio de la Sabiduría”.  Por donde se le mire y analice, “no tiene pierde”.

                                                          (*) Miembro A.I.E.L.C.