Por: German Lench Caceres / El oligopolio de los bancos

por | Oct 3, 2020 | Sin categoría

Por: German Lench Caceres / La economía está en recesión con un crecimiento del  Producto Interior Bruto (PBI) de  (–12%) el 2020. Las expectativas negativas por la crisis política, la corrupción y el COVID – 19 variables no económicas hacen temer a los empresarios de invertir.

La recesión hace que la inversión privada y el consumo caiga, los sueldos sean muy bajos hay 6.8 millones de desempleados y la informalidad es 76% de la PEA (Población Económicamente Activa).

Los Bancos tuvieron el 2019 una utilidad neta de S/. 9,082.3 millones. Su negocio es captar depósitos y prestarlos cobrando una tasa de interés (tasa activa) y pagan a sus depositantes una tasa pasiva. La diferencia entre las tasas activa y pasiva, llamada “spread” determina su margen de ganancia.

El spread es elevado y los bancos aducen a que el mercado de depósitos es pequeño. Pero los depósitos no crecen porque la tasa pasiva que pagan es baja y el agente económico prefiere la informalidad, operando en efectivo, limitando el crecimiento de la intermediación bancaria.

Los bancos cobran altas tasas de interés entre 40% y 110% anual, y pagan por ahorros 4.5%, solo 04 bancos controlan el 80% del mercado de crédito (Banco de Crédito, Interbank, Scotiabank, BBVA).

El crédito es un área donde las reformas neoliberales formo un oligopolio abusivo. Los defensores del modelo agrupados en CONFIEP no dicen que el 33,5 % de empresas no piden créditos por los elevados intereses y el 11,0% de estas no lo hacen por los pesados trámites en los bancos o sea el 46% tienen problemas para acceder a un crédito; pero se quejan de la “tramitología” del estado y se olvidan que el oligopolio privado hace difícil la vida a los consumidores.

El estado tiene dinero depositado en los bancos privados sin sacar provecho. En vez de usarse para el desarrollo nacional este alimenta las ganancias del oligopolio bancario.

Hay instituciones públicas que facilitan financiamiento a sectores productivos. Cofide da fondos baratos a la banca privada. Agrobanco, languidece al ver su financiamiento bloqueado por el Ministerio de Economía y Finanzas.

El Banco de la Nación, tiene la red de oficinas con la mayor cobertura geográfica y mercado con los miles de trabajadores públicos y pensionistas, pero no da préstamos productivos. Si estas empresas financieras se integraran y dieran financiamiento las micro y pequeñas empresas tendrían créditos menos onerosos.

Se trata de dar crédito para el crecimiento productivo y que el mercado financiero sea competitivo y controlar los abusos del oligopolio.

Con el neoliberalismo, no tenemos un banco de desarrollo productivo porque el oligopolio no quiere competencia.

Los neoliberales y los intereses oligopólicos se ayudan. Por un lado, está el discurso de la importancia de dejar al “mercado libre” y que el estado no intervenga porque sería desastroso. Por el otro, hay 04 bancos que controlan el mercado e imponen cobros altos.

El BCR puede subir o bajar las tasas de interés controlando los soles en circulación y puede bajar las tasas poniendo más dinero circulando. Si hubiera más crédito y menor tasas de interés, se facilitaría la inversión, mejorando el crecimiento económico mayor PBI.

Pero eso no hace el BCR y ha mantenido altas las tasas de interés.

                                                                                                     (*) Economista