Por: Martín Valdivia Rodriguez / ¿Y dónde están los culpables?

0
103
Por: Martín Valdivia R. Deprimente ingreso a Lima
Por: Martín Valdivia Rodríguez

Por: Martín Valdivia Rodriguez /  Veintidós muertos, 50 heridos, seis viviendas inhabitables y 14 familias que necesitan ser reubicadas, es hasta el momento las cifras de espanto que nos dejó la fuga de gas y posterior incendio que el pasado 23 de enero enlutó a todo el Perú en Villa el Salvador. Han pasado 11 días y hasta la fecha no hay un solo responsable de este acto que cargue con las culpas de este siniestro que pudo evitarse. Once días de letargo y burla para los deudos y para el país, 11 días de inacción y lenidad, 11 días de clamor de justicia.
El único que hasta la fecha permanece encausado es el chofer del camión, eslabón final de una cadena de errores que tiene como punto de partida a nuestras autoridades tanto gubernamentales como comunales. ¿Dónde estuvo el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin) que no supervisó que un camión cisterna improvisado iba como una verdadera bomba de tiempo recorriendo la ciudad? Claro, luego de enterrados los 22 muertos, sale con un “informe técnico” que determinó que la válvula interna del tanque “estaba abierta” y que por ello se produjo la fuga masiva del combustible.
¡Vaya qué genios! Si eso lo hubieran hecho a su tiempo, nada de esto hubiera ocurrido. Y vienen a contarnos el cuento del “informe técnico”. De otra parte, ¿qué medidas se han tomado contra el alcalde de Villa El Salvador, Kevin Iñigo Peralta? Ninguna. El muy joven burgomaestre de ese distrito no sólo brilló por su ausencia durante las primeras horas del incendio (recuerden que el alcalde preside el sistema de Defensa Civil de su comuna), sino que hizo oídos sordos antes los reclamos de las pésimas condiciones y el desnivel de la pista donde se “atracó” el camión cisterna. Con él no va la cosa.
Por otra parte, el gerente general de la empresa Transgas, Luis Guzmán Escriba, sigue libre como si nada hubiera pasado. El “gerente” está en calidad de no habido mientras su padre – sí, su padre – fungía como chofer del cisterna. Sólo en ese detalle se puede apreciar la informalidad de esta seudo empresa. A la fecha, sabemos que el fiscal Humberto Durán Ponce de León, de la Fiscalía Provincial de Tránsito y Seguridad Vial de Lima Sur, tiene a cargo las investigaciones. No sabemos el porqué de su demora por actuar como manda la ley. Todos esperamos que caigan prontamente los responsables. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.