Por: Phillip Butters / Elecciones Presidenciales 2021: La farsa de la democracia

0
1245
Columna Phillip Butters
Phillip Butters

Por: Phillip Butters / La Presidencia de la Comisión de Constitución del Congreso de la República ha hecho un comunicado, tratando de explicar su trabajo y la verdad han quedado mucho más dudas que certezas del trabajo de Omar Chehade Moya. A continuación, les voy a citar textualmente lo que dice el comunicado: el texto dice que, habiendo un problema para la participación de una serie de personas que quieren ser candidatos a la presidencia, ellos van a hacer lo siguiente: “Buscando el avance de las reformas emprendidas, en cuanto se refiere a garantizar la mayor participación en las elecciones generales 2021, pero también el mayor fortalecimiento de los partidos políticos, estamos elaborando un dictamen que equipare las inscripciones nuevas con afiliaciones para postular, el cual será puesto a debate en la sesión ordinaria del 4 de agosto próximo. De tal manera que los partidos y candidatos, tendrán el tiempo y condiciones suficientes para realizar sus trámites respectivos y quedar habilitados para presentar candidatos y
postular democráticamente en las referidas elecciones”w. ¿Qué cosa quiere decir esta ensalada de palabras? Porque la verdad es que no le encuentro el argumento a mi buen amigo Omar Chehade, cuando escriben esto. En buen romance, que cualquiera puede postular por cualquier partido independientemente a si seas parte de ese partido,
si es un “vientre de alquiler” o si es un invitado de último minuto. Para ser más claros, van a hacer una ley que permita, por dar un ejemplo, al señor Roque Benavides, que ha sido considerado “apristón” gran parte de su vida sea el candidato del APRA, por dar otro ejemplo, el señor Cilloniz que ha sido “keikista” o fujimorista y Gobernador Regional de Ica, independientemente si lo hizo bien o mal, ahora quiere ser candidato y lo considera su partido. Y lo mismo podríamos decir del señor Forsyth, que ya ha tenido la camiseta del PPC, de Acción Popular, la de Alianza Lima y ahora puede terminar siendo candidato presidencial de los “moraditos” o de cualquier otro partido “caviarón” o de izquierda. Y sin lugar a dudas “Pantaleón” que nadie sabe de qué trabaja ni de qué vive, también puede ser candidato prácticamente de cualquier partido, inclusive hasta de Acción Popular y dejaría con los “crespos hechos” al “príncipe” Barnechea y al propio Raúl Diez Canseco, y como no, del siempre efusivo y gritón Daniel Urresti, que actualmente es de la bancada de Podemos Perú que es de los señores Luna, pero recordemos que también tiene su pasado con Ollanta Humala. Es decir, la democracia es un mercado persa, bajo el “prurito” de garantizar la mayor participación en las elecciones del 2021, ¡pero también! el mayor fortalecimiento de los partidos políticos. Es decir, como decía Jorge Benavides en la década de los 80΄s cuando imitaba a ese fracasado Ministro de Economía aprista, César Vásquez Bazán: “Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa”. Una burla absoluta. Las barbaridades que uno tiene que soportar en nombre de la democracia son realmente alucinantes, es decir, cualquier señor porque se cree iluminado, simpático, popular, pónganle el adjetivo que ustedes quieran, se le ocurre ser candidato a la presidencia, decide por qué partido va en noviembre, en diciembre se inscribe o lo invitan, hacen una zarzuela, una ópera bufa de elecciones internas que debería ser, dicho sea de paso, de un militante un voto, y termina siendo candidato a la presidencia el 22 de diciembre. Si no me equivoco, se abre un periodo de tachas en enero y se ratifica que puede ser candidato porque nadie lo tachó. Y el señor termina siendo Presidente de la Republica en abril. Y dígame si no hay que ser muy idiota para pensar que se fortaleció a los partidos políticos con eso. Y que lo que importa es que cualquiera puede ser candidato en cualquier circunstancia. Entonces, estamos en la idea de que “Tongo”, Susy Díaz y “Melcochita”, mañana podrían ser candidatos en cualquier partido político. Entonces, estamos ante la farsa de la democracia. Lo que está pasando en el Perú es que los partidos son instituciones caducas que más molestan que lo que ayudan y que lo único que se quiere tener es maquinarias electorales, inclusive mal hechas como “Peruanos por el Kambio”, pero que aupados por el inmenso poder de Vizcarra y de los medios de comunicación, van a terminar poniendo a un fantoche, a un “Don Ninguno” que va a terminar siendo un “Don Nadie” en Palacio de Gobierno. Para ser gobernados a la hora de la hora por una “costra caviar” que ya maneja los ministerios de Salud, Educación , de Justicia, de Cultura, la Defensoría del Pueblo, el Jurado Nacional de Elecciones, la Junta Nacional de Justicia, la Fiscalía de la Nación y el Poder Judicial. Vamos a tener en buen romance en el 2021 a un mequetrefe en el Palacio de Gobierno. ¡Guerra avisada, sí mata gente!