Salinas fue condenado por difamar a Monseñor Euguren

0
835
Percy García Cavero, autor del libro “El caso Salinas”, dio detalles de las acusaciones de Pedro Salinas contra el Monseñor Euguren.

García Cavero autor del libro “El caso Salinas” da detalles de ataques al Sodalicio

En el programa ComButters, que dirige el periodista Phillip Butters, se presentó el doctor Percy García Cavero, autor del libro “El caso Salinas”, donde, entre otras cosas, se detalla que el periodista Pedro Salinas había sido condenado a un año de pena privativa de la libertad y a una reparación civil de casi 80 mil soles.

Ello se dio en el marco de la calumnia que hizo el hombre de prensa, al sindicar al Monseñor José Antonio Euguren tres casos de delitos al interior del Sodalicio.

Al respeto, el autor del libro detalló que en el primer caso, Salinas acusa a Euguren de ser, junto con Luis Figari,  el creador del sistema de abusos al interior del Sodalicio, que llevaron a abusos psicológicos, físicos y sexuales a estudiantes.

En el segundo caso, Euguren es acusado de ser un encubridor porque conocía todos los abusos a Figari y lo encubre.

Asimismo, le dice ser un torturador contra un señor Escardó, a quien le hizo abusos psicológicos.

“En una oportunidad ordenaron a Escardó mezclar arroz con leche con kétchup para que se lo coma, y cuando lo estaba haciendo, Euguren dijo “échale más”. Asimismo, cuando Escardó estaba en ayunas, Euguren pasó por su lado con un pan con mantequilla y le hizo un gesto de antojo y se lo comió delante de él. Esos son los dos casos de abusos psicológicos que Salinas le atribuye a Monseñor Euguren”, indicó García Cavero.

Finalmente, el autor del libro contó que luego por estos casos Monseñor entabló una querella contra Salinas, la cual dio como resultado una condena contra Salinas de un año de pena privativa de la libertad más una reparación de casi 80 mil Soles.

Al salir la sentencia, se pronunciaron dos obispos, Monseñor Castillo y Monseñor Cabrejos, que sin escuchar al Monseñor Euguren, decidieron resaltar la figura de Pedro Salinas.

Esto llevó al Monseñor Euguren a reflexionar y decidió preservar la unidad dentro de las autoridades de la iglesia de la conferencia episcopal, sacrificando un derecho propio, que es el derecho al honor, y decide perdonar a Salinas, retirando todo cargo en su contra.