Carla García revela que su padre le contó que se iba a suicidar

0
253
Carla, hija de Alan García, dijo que el amor más grande es cumplir la voluntad de nuestros seres queridos.
Carla, hija de Alan García, dijo que el amor más grande es cumplir la voluntad de nuestros seres queridos.

“Era su decisión y lo tenía muy bien pensado”, asegura

Carla García brindó detalles sobre el día en el que murió su padre y reveló que el expresidente le contó que tenía pensado suicidarse. Señaló que le comentó en varias ocasiones que tenía decidido quitarse la vida.

“¿Tú quieres saber si yo sabía que mi papá se iba a matar? Sí. Claro que sí. Específicamente conmigo lo había conversado varias veces. Quizá es lo más doloroso que le puede tocar a una hija. Se lo agradezco mucho porque a mí me agarró preparada. Si te dicen eso, más o menos como que estás esperando, pero no quieres que eso nunca suceda. A mí si me dijo, lo conversamos varias veces. La primera vez que me lo dijo estaba tomando un café, se me llenaron los ojos de lágrimas y casi escupo el café”, señaló.

Asimismo, Carla García señaló que, para ella, el amor más grande es cumplir la voluntad de nuestros seres queridos.

“Me di cuenta que a él le dolía que a mi me afectara. Soy un buen soldado. Me di cuenta que era su decisión y que lo tenía muy bien pensado. El máximo amor no está en salvar a una persona de hacer lo que quiere hacer, está en aceptar sus deseos. El amor no está en ‘No lo hagas, por favor. No me voy a ir de tu lado para que no lo hagas, esconderé la pistola’. El amor es ‘te respeto tanto y te veo tanto en el uso de tus maravillosas capacidades, que me como mi pena y me quedo aquí como un soldado a lado tuyo. Te ayudo en todo lo que necesites, voy a estar lado tuyo antes y después de muerte’”, aseveró.

Según cuenta Carla, Alan García representaba más que una figura paterna en su vida, ya que lo consideraba como “su líder”.

“Él era mi líder. Prefiero dar rabia que pena, normalmente. Mi papá no era solo mi papá, era mi líder. He tenido el lujo de convivir 45 años a lado de la persona más brillante y más buena de toda la reciente historia del Perú. Soy una persona afortunada, terminó pésimo, pero soy afortunada, porque tengo mis recuerdos y al pueblo aprista. Esas historias y ese amor gigantesco, que gracias a Dios termino recibiendo yo. Tengo eso y la enorme capacidad nueva para levantarme de un balazo. No quisiera que la gente piense en mi como: ‘Hay, pobrecita. Qué mal la ha pasado’. Quisiera que piensen ‘Esta chica se levanta todos los días y enfrenta con la cara lavada a un montón de gente que cohesiona el odio’”, resaltó.