17.9 C
Lima
Miércoles, Diciembre 2, 2020

Cristiano Ronaldo no impide la eliminación de la Juventus

El portugués se echó el equipo a la espalda y anotó un doblete, pero no fue suficiente para salvar a la Juventus de Sarri. El penalti de Depay manda a los franceses al Final 8.

En la previa del partido, la estrategia de Sarri fue la más cuestionada porque siempre dependía de los resultados de los demás equipos. El técnico italiano decidió poner a su tridente conformado por Bernardeschi, Higuaín y Cristiano Ronaldo. En cambio, Garcia eligió poner Cornet, Toko Ekambi y Depay para buscar el momento adecuado para hacer daño al equipo italiano.

En la primera parte, el plan de Garcia funcionó al principio cuando Aouar protagonizó la primera ocasión con un remate desviado desviado por Szczesny, y después forzó un penalti dudoso ingresando en el área por un contacto de Bernardeschi. Desde los once metros se presentó el francés Depay, que mostró toda su seguridad y inauguro el marcador definiendo de manera exquisita ante el portero polaco.

Luego la Juventus reaccionó porque necesitaba tres goles para pasar, y en estos casos si tienes a Cristiano puedes soñar que lo hiciera posible. Los turineses empezaron a atacar con una gran jugada de Bernardeschi y con una serie de tiros libres. En una de esas, ocurrió el tiro libre de Pjanic, que golpeó a la barrera y al brazo de Depay, pegado al cuerpo. Fue otra pena máxima muy dudosa, pero el árbitro la reviso y concedió penalti a favor de Juventus. El encargado del penalti fue Cristiano Ronaldo, anotando con mucha seguridad y dando esperanza a los turineses.

En la segunda mitad, Cristiano continúo atacando el arco francés y logró anotar con un zurdazo desde fuera del área que le dobló las manos a Lopes. Con 30 minutos por delante y a un gol de los cuartos de final, la Vecchia Signora sintió la remontada muy cerca. Por ello, Sarri decidió arriesgar a Dybala para encontrar el milagro de anotar el gol definitivo. Lamentablemente, el argentino duró 13 minutos en el campo, porque apareció nuevamente su molestia en el muslo. Tras esta mala señal la Juventus no volvió a levantarse y increíblemente el Lyon viajara a Lisboa.

Por ultimo detalle, el Lyon es la bestia negra de Cristiano Ronaldo. Ya le eliminó en octavos de final de la Champions League en 2010 cuando jugaba en el Real Madrid y una década después, en la misma ronda, la historia se ha repetido.

 

El portugués se echó el equipo a la espalda y anotó un doblete, pero no fue suficiente para salvar a la Juventus de Sarri. El penalti de Depay manda a los franceses al Final 8.

En la previa del partido, la estrategia de Sarri fue la más cuestionada porque siempre dependía de los resultados de los demás equipos. El técnico italiano decidió poner a su tridente conformado por Bernardeschi, Higuaín y Cristiano Ronaldo. En cambio, Garcia eligió poner Cornet, Toko Ekambi y Depay para buscar el momento adecuado para hacer daño al equipo italiano.

En la primera parte, el plan de Garcia funcionó al principio cuando Aouar protagonizó la primera ocasión con un remate desviado desviado por Szczesny, y después forzó un penalti dudoso ingresando en el área por un contacto de Bernardeschi. Desde los once metros se presentó el francés Depay, que mostró toda su seguridad y inauguro el marcador definiendo de manera exquisita ante el portero polaco.

Luego la Juventus reaccionó porque necesitaba tres goles para pasar, y en estos casos si tienes a Cristiano puedes soñar que lo hiciera posible. Los turineses empezaron a atacar con una gran jugada de Bernardeschi y con una serie de tiros libres. En una de esas, ocurrió el tiro libre de Pjanic, que golpeó a la barrera y al brazo de Depay, pegado al cuerpo. Fue otra pena máxima muy dudosa, pero el árbitro la reviso y concedió penalti a favor de Juventus. El encargado del penalti fue Cristiano Ronaldo, anotando con mucha seguridad y dando esperanza a los turineses.

En la segunda mitad, Cristiano continúo atacando el arco francés y logró anotar con un zurdazo desde fuera del área que le dobló las manos a Lopes. Con 30 minutos por delante y a un gol de los cuartos de final, la Vecchia Signora sintió la remontada muy cerca. Por ello, Sarri decidió arriesgar a Dybala para encontrar el milagro de anotar el gol definitivo. Lamentablemente, el argentino duró 13 minutos en el campo, porque apareció nuevamente su molestia en el muslo. Tras esta mala señal la Juventus no volvió a levantarse y increíblemente el Lyon viajara a Lisboa.

Por ultimo detalle, el Lyon es la bestia negra de Cristiano Ronaldo. Ya le eliminó en octavos de final de la Champions League en 2010 cuando jugaba en el Real Madrid y una década después, en la misma ronda, la historia se ha repetido.

 

Más recientes