El Covid-19 hunde al deporte mundial

0
41

Pandemia ha paralizado desde el campeonato local, hasta las Olimpiadas de Tokio

Instalaciones cerradas, puestos de trabajo temporales sin ingresos, rendimientos publicitarios en vía muerta, negocios colaterales en peligro… La crisis del coronavirus atenta directamente contra la industria del deporte, inmerso en una situación sin precedentes pues los anteriores colapsos de las competiciones se produjeron en las dos grandes guerras mundiales, cuando la actividad aún se movía en el amateurismo y el sector no generaba tanta riqueza.Hoy el deporte no se puede contemplar sin su relieve económico

La paralización casi absoluta del deporte mundial que ha provocado el coronavirus lleva camino de causar un daño irreversible en la economía, teniendo en cuenta que la actividad deportiva genera unos 600.000 millones de euros anuales, es decir, casi el 1% del PIB mundial. La pregunta es inevitable: ¿Cuánto daña el coronavirus al bolsillo del deporte?

Ciertamente, los efectos económicos del coronavirus hay que medirlos en tres tipos de impactos: uno, el directo, que afecta a clubes, federaciones, competiciones, promotores, compañías de TV y patrocinio y deportistas individuales, que ven alterada su actividad de negocio, sin poder cumplir contratos, sin ingresos por venta de entradas. Dos, el impacto indirecto, a empresas suministradoras de servicios (gestión, instalaciones, fabricantes, firmas deportivas, alimentación, seguridad…). Y, tres, el impacto inducido, a negocios contiguos como restauración, hoteles, transportes, turismo, ocio o incluso la reventa.

Sólo en España, por ejemplo, el deporte representa un 1,8% del PIB; un total de 214.000 personas están empleadas en trabajos vinculados al deporte, el 1,1% de la población activa. Por disciplinas, el cómputo de la afectación a la economía es complejo, tanto por la metodología de cálculo como por la incierta duración del paro, sin fecha final, así como el muy diverso alcance de las interrupciones (si se podrá retomar la competición o no).

 

La Liga española

La Liga ha sido uno de los primeros en calcular el costo de la interrupción de la competición profesional (Primera y Segunda). Si no hubiese más partidos esta temporada se perdería un 20% del negocio: 678 millones de euros (549 por televisión, 88 por devoluciones a abonados y 41,4 por entradas no vendidas). La afectación es muy desigual, ya que algunos clubs dependen casi en el 90% de los ingresos televisivos. Según La Liga, si no se pudiese completar la competición, los ingresos caerían un 28,6% sobre el total de 1.915 millones presupuestados para los 42 equipos profesionales. De ahí los nervios por saber si acabarán las ligas.

 

El fútbol europeo

La paralización es casi absoluta en las 54 ligas de Europa. Sólo Italia habla ya de 1.000 millones (600 por derechos de TV). Aunque todo dependerá de la fecha de reanudación y de los seguros contratados, como los que tienen la mayoría de clubs de la Premier –parada hasta el 4 de abril– para cubrir la ausencia de venta de entradas (que provén 800 millones de euros, el 14% de sus ingresos).

A la paralización de la Champions y la Europa League (todavía deberían distribuir a los clubs en las siguientes rondas 200 millones de euros), hay que añadir el de la Eurocopa, que debería celebrarse en 12 países entre el 12 de junio y el 12 de julio. Este torneo se ha suspendido hasta el 2021.

Según cálculos de Forbes, el segundo torneo del fútbol planetario (después del Mundial) llevará a la UEFA a perder los 2.500 millones de euros de ingresos que tiene presupuestados y un beneficio de más de 1.000 millones de euros.

 

NBA

Según la ESPN, una de las cadenas oficiales de la NBA, la estimación de pérdidas es de 450 millones de euros en ingresos si continúa cerrada antes de los playoffs. Para el New York Times , “el mayor peligro financiero para la NBA es la pérdida de ingresos de sus contratos de televisión”, ya que la liga obtiene la mitad de sus 8.000 millones de euros de ingresos anuales en los cánones que pagan los medios.

Y, como apunta el magnate Chris Bevilacqua, “si no se entrega todo el contenido, hay derechos de reducción”. Además de la pérdida de ingresos por taquillaje, las dos grandes cadenas –Disney, propietaria de la ESPN, y Warner Media– dejarían de percibir 622 millones por venta de publicidad, según la firma de análisis MoffettNathanson. También han bajado la persiana las grandes ligas y sus entrenamientos de primavera (la NHL –hockey hielo–, NCAA –basket universitario–, MLS –fútbol–, MLB –beisbol–), que dejan un impacto de 1.100 millones, según un estudio de la Arizona State University.

 

Juegos Olímpicos de Tokio

Las empresas de análisis recuerdan que la inversión para su organización ha sido de 21.000 millones de euros –una buena parte (infraestructuras, obras, instalaciones) quedará para la ciudad–, y el presupuesto es de más de 11.000 millones, cifra estimativa para calibrar las pérdidas en una cita que depende en casi una cuarta parte del patrocinio (unos 3.000 millones).

 

En Sudamérica

Sólo en la Copa Libertadores, los duelos suspendidos son Colo Colo-Peñarol; Defensa y Justicia-Delfín; Jorge Wilstermann -Atlético Paranaense; Binacional-Liga de Quito; Santos-Olimpia; Sao Paulo-River Plate; Estudiantes Mérida-Alianza Lima; Internacional-América de Cali; Racing Club-Nacional de Uruguay; Bolivar-Palmeiras; Libertad-Boca Juniors; Medellín-Caracas, U. Católica-Gremio; Guaraní-Tigre, Barcelona-Junior e Independiente del Valle-Flamengo.

“Tenemos que escuchar a los médicos, tomar conciencia y precauciones”, dijo Miguel Ángel Russo, el técnico de Boca Juniors, flamante campeón de la liga argentina. “Tenemos que evitar el contacto con la gente en el interior y eso nos cuesta, pero hay que utilizar el sentido común. Esto es una causa mayor y lo futbolístico pasa a un segundo plano”, añadió en una rueda de prensa.

En buena parte de la gente, el nuevo coronavirus provoca sólo síntomas leves o moderados, como fiebre o tos. Pero para algunas personas, principalmente los ancianos y gente con otros problemas de salud, el padecimiento puede causar un cuadro más severo, incluyendo neumonía.