El Tratado de paz árabe – israelí (V)

por | Mar 7, 2020 | Opinión

Por: Alter B. Himelfarb W. – Miembro A.I.E.L.C.
Los Romanos maltrataron a los judíos moral, física y éticamente.  Israel se había convertido por fuerza, en Provincia Romana.  Israel (Judea y Shomrón), la mal llamada *Palestina*, quedó subordinada a los pueblos bárbaros y emperadores medioevales, quienes según su turno, actuaban subjetivamente, en base a lo plasmado en el llamado “Nuevo Testamento”, que no lo escribieron los Apóstoles, sino escrito decenas de años después de la muerte de Jesús y redactado a través del “teléfono roto” de la historia:  Lo escribieron los alumnos de los alumnos de los alumnos de los Apóstoles:

“…Los Evangelios de San Mateo, San Marcos, San Lucas y el de San Juan, fueron escritos por los apóstoles o sus inmediatos discípulos….”

“El mensaje evangélico, antes de ser consignado por escrito, se transmitió oralmente.  La tradición oral, que fue adquiriendo una  forma sistemática y  estereotipada, dio lugar, unos decenios después a nuestros Evangelios escritos”.  (Biblia– Pág. 1.185, Sociedad Bíblica Católica Internacional/San Pablo/13 Edición/Artes Gráficas Carasa/España).

El judío fue y ha sido perseguido, hasta el día de hoy, por la versión de que *los judíos mataron a Jesús o a Dios o al “Hijo de Dios”.  No existe documento romano, dentro del periodo de dominación en Israel, que contemple esos acontecimientos.

Destacamos algunos hechos:

1) Con el Emperador Caracalla (188 al 217 d. e.), los judíos obtienen derecho de ciudadanía romana.

2) Entre el 417 al 534, los Emperadores *Cristianos*, Constantino, Teodosio y Justiniano, redujeron los derechos a los judíos.

Aún cuando Constantino va moldeando a la ROMA CRISTIANA, hay que notar que Constantino continuaba siendo pagano.  Todos esos cambios, los hacía Constantino por complacer a su madre Helena. Una especie de “que mi madre se distraiga con la actividad de fomentar la nueva religión, el Cristianismo”.

Constantino, por decreto, ordena que la religión del Imperio Romano, sea la Cristiana.  Su madre comienza a construir iglesias y él, a pesar de su paganismo, comienza a dar órdenes “divinas”, como que el Sábado o el Shabat, se cambie al día domingo (Domenicus =Día del Señor).  Obviamente, sin las características espirituales, ecológicas y anti consumistas del descanso ordenado por Dios en el mal llamado “Viejo Testamento”.

3) Se había obligado a los judíos que debían bautizarse.  Aparece entonces el Papa Gregorio Magno, quien les revoca la obligatoriedad del bautismo y les reconoce el derecho a practicar libremente su culto.

4) Del 1104 al 1215, viene otra ola de “mal hablar”.  Son ahora Las diabólicas Cruzadas, quienes  persiguen ferozmente a los judíos,  “por profanar formas sagradas y practicar sacrificios humanos rituales”.  Toda una infamia, apoyada por la iglesia.

5) En 1216, durante el IV  Concilio de Letrán (Roma), se les prohíbe a los judíos ocupar cargos públicos y obligación de llevar una indumentaria que los distinga de los demás habitantes. Y se les confina en guettos (o barriadas), imponiéndoles, horas de salida y entrada.

6) Entre 1290 a 1496, los judíos son expulsados sucesivamente de Inglaterra, Francia, Alemania, España y Portugal. Son recibidos con las puertas abiertas en Holanda.

(Información extraída del libro: Historia del Pueblo Judío, Tomo I, WERNER KELLER, Pág’s 2 y 4).

Retrocedemos nuevamente en nuestro análisis, para reencontrarnos con el mundo Islámico.

“Mahoma, murió en el 632 d. e.  Las huestes musulmanas herederas del mensaje del Corán, arrancaron al Imperio Bizantino, a “punta de cimitarra”, las zonas de Palestina, Siria, Egipto, Irak y Persia.  Había comenzado la *Guerra Santa*, con el grito de *No hay otro dios más que alá*.   Las comunidades judías  de esa zona, fueron convertidas en súbditos de las huestes musulmanas”. Además, Jerusalém que estaba en manos de los Bizantinos, cae en el año 638.

Aparece el Califa Omar ibn al Katab. (634-644) d. e., quien entra con sus huestes a Jerusalém, como vencedor.

Por segunda vez,  creyentes y poder civil de una religión nacida del judaísmo, toman posesión de la Ciudad Santa. (Primero fueron los Cristianos y en este momento, los Musulmanes). // Idem, Pág. 229).


Más recientes