23.5 C
Lima
Domingo, Enero 17, 2021

Estados Unidos se retira del Tratado de Cielos Abiertos

Estados Unidos se retiró tras acusar a Rusia de “pervertir” el pacto.

Donald Trump ya había anunciado la separación de Estados Unidos del Tratado de Cielos Abiertos hace 6 meses. Entonces el presidente había indicado que Rusia no se adhirió al pacto y que no se reintegrarían hasta que este no cumpliera con el tratado.

“Rusia no se adhirió al tratado, así que hasta que se adhieran al tratado, nos vamos a retirar”, señaló Trump.

“Se supone que el Tratado de Cielos Abiertos debía contribuir a la seguridad internacional. Pero se ha retorcido y pervertido en su interpretación”, expresó el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo.

Han pasado seis meses tras el anuncio de ruptura del tratado y la retirada de Estados Unidos se hizo oficial este domingo, confirmó el Departamento de Estado en un comunicado.

“Estados Unidos ya no forma parte del Tratado de Cielos Abiertos”, señala la breve nota. En esta se recuerda que el proceso para la retirada implicaba una espera de seis meses exactos.

El tratado de la Organización de Seguridad y Cooperación Europea (OSCE), regía desde el 2002. Este permite a sus 34 Estados miembros sobrevolar cualquier parte del territorio del resto de participantes, fotografiando desde el aire. El objetivo era asegurar que sus vecinos o rivales no alisten ataques militares.

En Europa temen que esta decisión haga que Rusia opte por prohibir también los sobrevuelos en su territorio por parte de países bálticos, útiles para supervisar movimientos de tropas.

Los argumentos que usó Estados Unidos para retirarse fue que Rusia impide supervisar desde el aire sus ejercicios militares. Además, no permite los vuelos sobre regiones donde se cree que Moscú tiene armas nucleares que podrían alcanzar Europa, en concreto en Kaliningrado, ni tampoco cerca de las regiones georgianas separatistas de Abjasia y Osetia del Sur.

También, Mike Pompeo había señalado: “Moscú parece usar sus imágenes de Cielos Abiertos para apoyar una doctrina rusa nueva y agresiva que busca atacar infraestructuras críticas en Estados Unidos y Europa con munición convencional de precisión”.

Asimismo, la inteligencia estadounidense cree que Rusia puede estar utilizando sus sobrevuelos para identificar infraestructuras del país que pueden ser vulnerables a ciberataques.

Pese a que Donald Trump deberá ceder su poder al presidente electo Joe Biden en enero, según The Wall Street Journal, no será tarea fácil que Estados Unidos se pueda reintegrar al tratado, si es que el demócrata decide hacerlo.

Por último, este es el tercer gran tratado sobre control de armas del que Trump ha retirado a Estados Unidos. Como se recuerda, le dio la espalda al acuerdo nuclear con Irán y rompió el Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF) con Rusia.

Estados Unidos se retiró tras acusar a Rusia de “pervertir” el pacto.

Donald Trump ya había anunciado la separación de Estados Unidos del Tratado de Cielos Abiertos hace 6 meses. Entonces el presidente había indicado que Rusia no se adhirió al pacto y que no se reintegrarían hasta que este no cumpliera con el tratado.

“Rusia no se adhirió al tratado, así que hasta que se adhieran al tratado, nos vamos a retirar”, señaló Trump.

“Se supone que el Tratado de Cielos Abiertos debía contribuir a la seguridad internacional. Pero se ha retorcido y pervertido en su interpretación”, expresó el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo.

Han pasado seis meses tras el anuncio de ruptura del tratado y la retirada de Estados Unidos se hizo oficial este domingo, confirmó el Departamento de Estado en un comunicado.

“Estados Unidos ya no forma parte del Tratado de Cielos Abiertos”, señala la breve nota. En esta se recuerda que el proceso para la retirada implicaba una espera de seis meses exactos.

El tratado de la Organización de Seguridad y Cooperación Europea (OSCE), regía desde el 2002. Este permite a sus 34 Estados miembros sobrevolar cualquier parte del territorio del resto de participantes, fotografiando desde el aire. El objetivo era asegurar que sus vecinos o rivales no alisten ataques militares.

En Europa temen que esta decisión haga que Rusia opte por prohibir también los sobrevuelos en su territorio por parte de países bálticos, útiles para supervisar movimientos de tropas.

Los argumentos que usó Estados Unidos para retirarse fue que Rusia impide supervisar desde el aire sus ejercicios militares. Además, no permite los vuelos sobre regiones donde se cree que Moscú tiene armas nucleares que podrían alcanzar Europa, en concreto en Kaliningrado, ni tampoco cerca de las regiones georgianas separatistas de Abjasia y Osetia del Sur.

También, Mike Pompeo había señalado: “Moscú parece usar sus imágenes de Cielos Abiertos para apoyar una doctrina rusa nueva y agresiva que busca atacar infraestructuras críticas en Estados Unidos y Europa con munición convencional de precisión”.

Asimismo, la inteligencia estadounidense cree que Rusia puede estar utilizando sus sobrevuelos para identificar infraestructuras del país que pueden ser vulnerables a ciberataques.

Pese a que Donald Trump deberá ceder su poder al presidente electo Joe Biden en enero, según The Wall Street Journal, no será tarea fácil que Estados Unidos se pueda reintegrar al tratado, si es que el demócrata decide hacerlo.

Por último, este es el tercer gran tratado sobre control de armas del que Trump ha retirado a Estados Unidos. Como se recuerda, le dio la espalda al acuerdo nuclear con Irán y rompió el Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF) con Rusia.

Más recientes