HAMÁS: VUELVE Y JUEGA (VIII)

0
545
Alter B. Himelfarb W. / Los Romanos maltrataron a los judíos moral, física y éticamente. 
Alter B. Himelfarb W.

Alter B. Himelfarb W. – Miembro A.I.E.L.C.
Desearíamos entrar en otros temas, no en una “repetidera” como ésta.  Pero lamentablemente, los terroristas de Hamás, después de un corto periodo, no quieren perder su protagonismo y desean seguir siendo el ente mimado, el que le origina ventas, a los *Medios de  Comunicación*.

En ésta ocasión, Israel no es la “del paseo”.  No es la fustigada a punta de la “lengua escrita, radial o televisada”. Israel ha ido aprendiendo y ha perfeccionado sus estrategias defensivas, contra estos terroristas.

Desde el mediodía del lunes 12 de Noviembre, hasta la madrugada del día siguiente, martes 13, los terroristas de Hamás, mientras tomaban del pelo a países como Egipto, que están intermediando entre ellos e Israel, comenzaron a enviar misiles desde la Franja de Gaza hacia Israel.

460 misiles (¿cuánto valdrá todo ese despilfarro, mientras tiene a su población, comiendo lo que sabemos?) lanzaron, de los cuales 100 fueron destruidos por el sistema defensivo “Cúpula de Hierro”. Mientras tanto, Israel destruyó 160 objetivos, usados no solamente por ellos, sino también por la Jihad Islámica. Israel los destruyó, sin pérdidas humanas en Gaza.  Edificios de varios pisos, donde estos terroristas tienen sus cuarteles generales, fueron totalmente destruidos, al igual que plantas industriales ubicadas algunas en bodegas  y otras, también en edificios.

Una persona falleció en Israel.  Pero vaya paradoja, el ciudadano muerto, era un árabe residente en la Autoridad Palestina, experto contratista en construcción, quien tenía permiso de trabajo y residencia en Israel.  Los fines de semana, volvía a su pueblo.

La mañana previa al ataque (¿proporcionado o desproporcionado?) de los terroristas árabes, Israel le había entregado a Hamás, 15 millones de dólares en efectivo, -enviados por Catar a través del sistema bancario israelí-, para que pagaran sueldos de sus empleados públicos. (¿Quién sabe desde cuándo no les pagan?). 

Mientras los 460 misiles árabes iban con el propósito de matar civiles, Israel permitió el paso de cerca de 1000 vehículos con mercancías para los Gazatíes.  Israel aumentó la capacidad energética a la Franja de Gaza, e igualmente había ampliado las millas náuticas para los pescadores Gazatíes.

Mientras Hamás tenga en su Constitución como punto principal, acabar con la existencia de Israel, ¿cómo puede Israel permitir que estos terroristas –que a la fuerza se apoderaron de la Franja de Gaza-, tengan a través de vuelos aéreos, transporte terrestre y marítimo, acceso a todo tipo de “mercancías”.  ¡No es posible!.  Por eso, están bloqueados.  Y a pesar de ello, se las arreglan para contrabandear o producir misiles, en vez de procurarle a su gente satisfacción en necesidades básicas.

Como parte de su “gesta heroica”, dispararon un misil antitanque a un bus de pasajeros, que circulaba cerca de la frontera. Gracias a Dios, los pasajeros alcanzaron a bajar y uno de ellos quedó gravemente herido.  Informes del hospital donde lo atienden, han dicho hoy, Jueves 15, que está fuera de peligro.

¿Y entonces, nuevamente, con quién va a hacer Israel, un “Acuerdo de Paz”, si es que no hay país. No hay ni siquiera una unidad política.  Y los árabes de la Autoridad Palestina, que podrían considerarse los más blandos, desde hace años pagan sueldos a las familias de los terroristas presos o a las familias de quienes murieron en su acción terrorista.

¿Hay con quién hablar o pactar algo?

Hamás y todas esas hordas de terroristas, monstruos de muchas cabezas (yo no fui, fue el otro), han cometido cerca de 500 atentados: unos 200 ataques con arma blanca; otro tanto con armas ligeras y cerca de 100 asesinatos con vehículos.

Por otra parte, mientras el Primer Ministro Netanyahu y la Inteligencia Militar, consideraban *no irle con todo* a Hamás, ello provocó la renuncia de su Ministro de Defensa Avígdor Liberman, quien era de opinión contraria, acusando al Gobierno de “rendición ante el terrorismo”.

Esa renuncia ha generado, que la coalición política que mantiene en el poder a Netanyahu, se rompa y haya que llamar a elecciones.

Los de Hamás, consideran que ambas situaciones: la renuncia de Liberman y la posibilidad de que el gobierno se disuelva, es una victoria de su parte.