Hay intereses para que la corrupción se impute sólo a Villarán y a Castro

0
1165
Jorge Villena señala que José Miguel Castro y Susana Villarán fueron cabecillas de una organización municipal que captó 10 millones de dólares en sobornos.

Exregidor Jorge Villena alerta sobre maniobras de blindaje de las autoridades judiciales

Por: Roberto Sánchez R. / El analista político Jorge Villena señaló en entrevista a LA RAZÓN que desde su punto de vista como ex regidor de oposición del concejo municipal de la gestión de la ex alcaldesa Susana Villarán, existirían poderosos intereses para que todos los actos de corrupción vinculados a la captación de 10 millones de dólares en sobornos, les sean imputados a Susana Villarán y a José Miguel Castro.

¿Por qué cree usted que el señor Castro, gerente municipal de la gestión Villarán ha tardado tanto para revelar solo algunos nombres?

La colaboración eficaz de Castro es un absurdo e injustificado beneficio que recibió de la Fiscalía, pues le regalan la condición de colaborador por el caso de PPK, donde la misma Fiscalía dice tener abundante información, no se justifica para nada. Castro junto a Susana Villarán, fueron nada menos que cabecillas de una organización municipal que captó 10 millones de dólares en sobornos. Nos quieren contar el cuento, que todos esos millones, fueron solicitados, gestionados, recibidos, distribuidos y gastados únicamente por Castro y Villarán, es evidente que hay más involucrados y hay poderosos intereses en hacer que esa información no se conozca.

¿Existieron los paraísos fiscales como en Panamá donde coincidieron el cajero de OAS y ex regidores de la gestión?

Existe una extraña coincidencia en las fechas, donde el contador de OAS de apellido Trombetta declara haber desviado fondos relacionados a la obra Línea Amarilla en varios meses durante el año 2013, pero al parecer, ninguna de estas extrañas coincidencias parece importarle a la Fiscalía, para ellos, solo Susana organizó, captó y distribuyó 10 millones de dólares en coimas. Ninguno de sus regidores estrella, funcionarios y operadores, se dieron cuenta, ni preguntaron de dónde salían sumas obscenas de dinero para sus campañas.

¿Qué habría pasado para que se delate a Marisa Glave y Anel Townsend  como parte  del entorno de la cuestionada gestión de Susana Villarán?

Que algún valiente diga la verdad o que la Fiscalía haga bien su trabajo, no es creíble que teniendo tantos elementos de prueba y testimonios, solo encuentren responsabilidad en Susana Villarán y a Castro lo hayan favorecido como colaborador en un caso, donde evidentemente, su testimonio no es clave. Susana Villarán es una persona sin formación profesional, escasa experiencia en gestión pública, es más política que técnica, en cambio Castro, proviene de una familia de izquierda, pero estudio economía en el extranjero, trabajo en banca y entiende de finanzas y tenía experiencia en gestión pública, era el único en toda la municipalidad que sabía matemáticas. El único con el conocimiento suficiente para poder hacer las gestiones necesarias para obtener esas millonarias coimas. Sin Castro, Susana no habría llegado ni a la esquina. El resto del entorno eran puros teóricos de izquierda, en general, activistas, que creían que la Municipalidad era un centro federado.

¿Qué papel juega IDL en este enjuiciamiento político a opositores y cero a los amigos?

El IDL es la principal organización política del país, recibe millonarios recursos del extranjero, principalmente de la fundación Open Society (de George Soros) para influir en la política nacional, con estos inmensos recursos, del cual no rinden cuentas a nadie, pueden influir en la agenda pública, la academia y los medios de comunicación, cuando ellos quieren algo, montan un operativo político, mediático y legal para obtenerlo, su poder e influencia no tiene comparación, ni control, los partidos políticos aun no entienden porque han sido desplazados por estas organizaciones políticas. Hoy la política en nuestro país, no a dictan peruanos, sino poderosos intereses extranjeros, donde las ONG son meros operadores de los intereses de millonarias fundaciones extranjeras, un tema que afecta nuestra soberanía. Villarán fundó el IDL, de ahí provienen diversos funcionarios de su gestión: Paola Ugaz, Amado Enco, Antonio Salazar, Carlos Rivera, Gabriel Prado, Ronald Gamarra, entre otros.

¿Tiene algo que contarnos que nunca se haya dicho sobre el proceso de revocatoria por el No?

Castañeda promovió la revocatoria para vengarse de Susana, quien ante todo es una mujer orgullosa, rasgo que la define. Ella no dudo en vender su alma al diablo para salvarse de pasar la vergüenza, de que la gente vaya a votar para sacarla de un cargo al que le ha costado tanto llegar.

Resulta curioso que en el caso de la mayoría de funcionarios, como Gustavo Guerra García, Susel Paredes, Marco Zevallos, Marisa Glave, Augusto Rey y Anel Towsend, los 10 millones de dólares en coimas de OAS y Odebrecht para esa campaña pasaran por su delante y nunca preguntaron de dónde salía tanto dinero, pero ahora los vemos rasgándose las vestiduras y señalando a otros, y ¡pontificando sobre gestión pública y buen gobierno! Triste final para un grupo de improvisados que usaron las banderas de la moralidad para encumbrarse, ofrecieron defendernos de las mafias y corruptos pero acabaron siendo peor.