La tecnología en la lucha anticáncer

La Universidad de Washington, EE.UU., está desarrollando una app (aplicativo), de nombre BiliScreen, que permite a las personas conocer si tienen cáncer de páncreas a través de un selfie

por | Ene 7, 2020 | Especiales

La Universidad de Washington, EE.UU., está desarrollando una app (aplicativo), de nombre BiliScreen, que permite a las personas conocer si tienen cáncer de páncreas a través de un selfie

Ante la falta de síntomas del cáncer de páncreas que indiquen la dolencia, la Universidad de Washington está desarrollando una app que permite a las personas conocer si tienen cáncer de páncreas a través de un selfie.

BiliScreen, el nombre que le han otorgado a la aplicación, solo requiere de la cámara del smartphone. Sus algoritmos están diseñados para detectar el incremento de los niveles de bilirrubina en la esclerótica o la parte blanca del ojo, gracias a la tecnología «machine learning».

Uno de los primeros síntomas que se detectan en el cáncer de páncreas es la decoloración amarillenta de la piel y los ojos, por una subida de la bilurribuna debido a una sustancia llamada ictericia. Sin embargo, muchas veces no es detectado a tiempo, ya que pasa un tiempo hasta que los ojos humanos disciernen esa tonalidad como atípica.

Durante un estudio clínico en el que participaron 70 personas, se usó la app BiliScreen en conjunto con una caja hecha con la impresora 3D, para controlar la exposición de la luz en los ojos. Los resultados demostraron que su tasa de acierto es de casi el 90%.

 

Un cáncer terrible

«El problema con el cáncer de páncreas es que hasta que lo detectan eres asintomático, es muy frecuente que se vea tarde», señala Alex Mariakakis, estudiante de doctorado de Ciencias de la Computación e Ingeniería. «La esperanza es que si la gente puede hacer esta simple prueba una vez al mes, en la intimidad de sus hogares, algunos podrían detectar la enfermedad lo suficientemente temprano como para someterse a un tratamiento que podría salvar sus vidas».

Por el momento, aún no ha sido lanzada para su descarga, pero la intención de este grupo de desarrolladores es presentar la app el próximo 13 de septiembre en el encuentro de Ubicomp, la Asociación Internacional para la Maquinaria Computacional que versa sobre aspectos de conceptos y soportes de ingeniería en el Internet de las Cosas.

 

Anticipación para el tratamiento

En los adultos, el blanco de los ojos es más sensibles que la piel a los cambios de los niveles de bilirrubina, que puede ser un signo de alerta temprana para el cáncer de páncreas, la hepatitis o el síndrome de Gilbert, como apunta la Universidad de Washington. Asimismo, a diferencia del color de la piel, los cambios en la esclerótica son más consistentes en todas las razas y etnias.

Sin embargo, en el momento en que la gente nota la decoloración amarillenta en la esclerótica, los niveles de bilirrubina ya son causa de preocupación, como apunta la Universidad de Washington. El equipo de la Universidad de Washington tuvo esta idea tras preguntarse si a través del ordenador y las herramientas de aprendizaje se podrían detectar esos cambios de color en el ojo, antes de que los humanos puedan verlos.

BiliScreen está diseñado para ser una herramienta fácil de usar, no invasiva que podría ayudar a determinar si alguien debe consultar a un médico para realizar más pruebas. Más allá del diagnóstico, BiliScreen también podría aliviar la carga de los pacientes con cáncer de páncreas, lo que requiere de un seguimiento frecuente de la bilirrubina.

 

La tecnología y la medicina

Se dice que el futuro de la medicina va de la mano de lo digital, haciendo que sean mucho más eficaces y rápidas las prácticas médicas. Actualmente, gracias a los softwares que se crean para el sector sanitario, se puede almacenar un gran volumen de datos muy útiles y relevantes de los pacientes. Con esos datos, correlacionados y contrastados unos con otros, es mucho más fácil y fiable saber qué tratamiento aplicar a cada paciente con exactitud.

Además, es indudable ver con qué facilidad los sistemas tecnológicos se han integrado en los centros hospitalarios. Funcionan para darle mayor calidad al paciente y, a su vez, estos prestan mayor atención a su salud para, gracias a ciertas aplicaciones, controlar y gestionar sus respectivos casos.

 

Tecnologías que han cambiado la medicina

Telemedicina: transferencia de información sanitaria a través de redes de comunicación, lo que hace que pacientes en lugares distantes y remotos puedan recibir asistencia médica. Las videoconferencias son formas muy rentables y beneficiosas de complementar los servicios locales de salud. La telemedicina ayuda mucho en los procesos interactivos entre los profesionales, los pacientes y el equipamiento.

Comunicación: la innovación tecnológica ha facilitado la comunicación entre organismos sanitarios. Para relacionarse entre sí, los profesionales avanzan en la difusión de su conocimiento de campo de manera más inmediata. Se utilizan plataformas de discusión online, reuniones en tiempo real, acceso inmediato a todos los registros electrónicos desde cualquier departamento, etc., lo que se traduce en una mejor gestión de los casos de cada paciente.

Big Data: el gran cúmulo de datos hace que todo el campo médico se beneficie de los estudios de investigación. Para los profesionales del área, es una manera de estar siempre actualizado y mantenerse al tanto de las tendencias, técnicas y nuevas tecnologías que van surgiendo y se van mejorando. Haciendo la comparación del caso de un paciente con el de otros miles, se pueden identificar de manera más instantánea y automática los factores de riesgo y el tratamiento que debe seguir. La investigación transforma las ideas en algo real.

Está claro que el futuro de la medicina incluye tecnología. Porque el bienestar no es una tendencia, es cuestión de salud y, la salud, se cuida mejor gracias a la tecnología.