More

    Mercados de Lima son una bomba de tiempo

    Pobladores no respetan medidas del gobierno y contagio incrementan

    En el contexto de que el número de casos de coronavirus aumenta en el país, en esta considerada segunda ola, desabastecimiento total de camas UCI, etc. en los mercados las aglomeraciones persisten, lo cual preocupa a vecinos y autoridades, pues estos pueden convertirse en un foco de contaminación masiva.

    Durante un recorrido por varios mercados de la capital se comprobó que, aunque la mayoría de personas usa mascarilla, el distanciamiento social es no se cumple, lo que hace de esos centros de comercio una bomba de tiempo, por lo que algunas autoridades buscan los mecanismos para disuadir a comerciantes y vecinos para que respeten el distanciamiento social.

    Las autoridades del distrito de San Martín de Porres y otros distritos mostraron preocupación porque pese a las advertencias, decenas de pobladores abarrotan calles, comercios y mercados, donde mantener el distanciamiento social es difícil.

     CAMPAÑAS

    A pesar que se han realizado campañas de concienciación para prevenir los contagios de coronavirus, fuentes municipales informaron que muchos pobladores le restan importancia al uso de mascarillas y al distanciamiento social.

    Comerciantes de diversos mercados de abastos aseguraron que toman precauciones para atender a sus clientes. “Tenemos alcohol en gel. Al ingreso del negocio tenemos una toalla con cloro para que los clientes que entren se limpien la suela de los zapatos; además, no se permite que haya más de 10 personas adentro”, resaltó Gerber Ruiz, comerciante.

    Según estadísticas del área de Salud de Escuintla, son más de 27 casos de covid-19 los que han sido detectados en siete de los 14 municipios, donde se ha puesto en cuarentena a más de 800 personas.

    Mantener el distanciamiento social en los mercados ha sido uno de los principales retos de las autoridades municipales.

    Pobladores no respetan medidas del gobierno y contagio incrementan

    En el contexto de que el número de casos de coronavirus aumenta en el país, en esta considerada segunda ola, desabastecimiento total de camas UCI, etc. en los mercados las aglomeraciones persisten, lo cual preocupa a vecinos y autoridades, pues estos pueden convertirse en un foco de contaminación masiva.

    Durante un recorrido por varios mercados de la capital se comprobó que, aunque la mayoría de personas usa mascarilla, el distanciamiento social es no se cumple, lo que hace de esos centros de comercio una bomba de tiempo, por lo que algunas autoridades buscan los mecanismos para disuadir a comerciantes y vecinos para que respeten el distanciamiento social.

    Las autoridades del distrito de San Martín de Porres y otros distritos mostraron preocupación porque pese a las advertencias, decenas de pobladores abarrotan calles, comercios y mercados, donde mantener el distanciamiento social es difícil.

     CAMPAÑAS

    A pesar que se han realizado campañas de concienciación para prevenir los contagios de coronavirus, fuentes municipales informaron que muchos pobladores le restan importancia al uso de mascarillas y al distanciamiento social.

    Comerciantes de diversos mercados de abastos aseguraron que toman precauciones para atender a sus clientes. “Tenemos alcohol en gel. Al ingreso del negocio tenemos una toalla con cloro para que los clientes que entren se limpien la suela de los zapatos; además, no se permite que haya más de 10 personas adentro”, resaltó Gerber Ruiz, comerciante.

    Según estadísticas del área de Salud de Escuintla, son más de 27 casos de covid-19 los que han sido detectados en siete de los 14 municipios, donde se ha puesto en cuarentena a más de 800 personas.

    Mantener el distanciamiento social en los mercados ha sido uno de los principales retos de las autoridades municipales.

    Más recientes