Phillip Butters / La profecía del coronavirus

0
839
Columna Phillip Butters
Phillip Butters

Phillip Butters / La ministra de Salud, Elizabeth Hinostroza, dijo hace pocos días “Confíen plenamente en el sistema de salud del Perú”. Bueno, tanto han insistido en decir que no pasa nada, que el coronavirus está controlado, que los sistemas funcionan, que Dios no quiera que se cumpla la profecía “autocumplida” y terminemos con un problema inmenso como el de Italia.

Aclaro que ese país es primer mundo. Italia tiene agua potable y jabón en todas las escuelas y hospitales. La tecnología y la ciencia abundan en todos los centros comunitarios, más aún en la región de Lombardía, en donde está el millonario Turín.

Es en estas circunstancias donde uno se da cuenta la barbaridad que cometieron los gobernantes en desperdiciar dinero en construir una estupidez como la Interoceánica, la refinería de Talara o gastarse S/ 4,100 millones en los Juegos Panamericanos.

Se da cuenta, amigo lector, ¿Qué hubiese pasado si hace cuatro años PPK hubiera decidido poner agua a todo Lima, en vez de despilfarrar esa ingente cantidad de dinero? Ya estaríamos en una Lima con agua plena y no tuviéramos la desgracia de tener colegios como en San Martín de Porres, donde el 70% son inhabitables, o el 30% de San Juan de Lurigancho (distrito más grande del Perú), sin agua.

900 mil personas en Lima no tienen agua y hay cerca de 600 mil que la tienen pero racionada o que la compran en bidones.

¿Eso ayuda o no en los sistemas de Salud?, le preguntaría a la actual ministra de Salud.

Por supuesto, Vizcarra nos tendría que dar respuesta de lo que está pasando no solo en el Minsa, sino en el ministerio de Vivienda y en una empresa tan importante como Sedapal.

Miren nomás la desgracia que está pasando en algunos lugares del mundo en donde los colegios tienen que ser cerrados.

Gracias a Dios, acá la situación, salvo el Newton College que tiene agua, aire acondicionado y gel, ha sido una situación alarmante. Pero se imaginan Qué pasaría si esto llega a los colegios donde hay muchos niños con anemia? Porque son las poblaciones en riesgo las que más nos deben preocupar en el caso de un brote de coronavirus.

¿Cuántos de nuestros adultos mayores están realmente bien comidos, bien dormidos, o tienen vacuna contra la gripe o la neumonía? Esa pregunta queda en el aire porque les aseguro que la estadística sobre ese tema debe ser mentira.

Que Dios nos coja confesados si verdaderamente el coronavirus llega al Perú.

Pero que sirva esto para no gastar la plata en proyectos faraónicos y estúpidos, sino en agua, que es vida, y en salud pública. Esos mil colegios imaginarios que mintió Vizcarra, no existen.

Imagínense si esto pasa cuando el clima es frío. Ahí sí hubiéramos tenido un gran problema.

Gracias a Dios tenemos un calor tremendo que mitiga las posibilidades de multiplicación de este virus tan mortal en otros lugares, pero no en el  Perú.

Ciertamente, no nos alarman todos los casos de dengue que son cerca de 14 mil y tenemos decenas de muertos.

Eso sí es un mal peruano. Es algo que a nosotros no nos termina de preocupar ni de entender. Nos preocupamos por enfermedades ajenas y no de las propias.