19.9 C
Lima
Jueves, Enero 28, 2021

Por: Phillip Butters / Futuro sin futuro y los partidos “cascarón”

Por: Phillip Butters / La pandemia del Covid-19 no solamente ha costado al Perú más de 85 mil muertos no reconocidos por este gobierno cuasi genocida de Martín Vizcarra, sino que también nos ha sumido en una profunda depresión económica y hasta psicosocial. Muchísimas personas están desesperadas por no tener un presente, por ver cómo se destroza todo lo que hicieron en su pasado, y evidentemente no están pensando ni en el futuro de mediano o largo plazo, simplemente piensan en el hoy y en mañana. Es decir, cubrir sus necesidades principales de alimentación vivienda, vestido y educación. La situación es desesperada. Millones de peruanos han perdido el trabajo, el crédito en sus tarjetas que es lo más rápido donde uno se da cuenta que comienza a entrar en problemas, y por supuesto no tendrán cómo pagar sus carros, sus departamentos que tiene con crédito hipotecario, entonces la gente, desesperada, ha tomado los pocos ahorros que tenía, han aplaudido que puedan ir haciéndole huecos a su Compensación por Tiempo de Servicio (CTS), los pocos que tenían ese lujo en el banco, lo cual implica formalidad.

Ahora hemos entrado en la vorágine de las AFP. Primero la jubilación anticipada, después la trampita de la garantía sobre el fondo de la AFP para generar un préstamo, es decir una jubilación adelantada “bamba”, y luego esta locura que están haciendo, del retiro de los fondos de las AFP. Eso es una locura porque es decirle a la gente que no va a tener futuro, es decirles que tomen hoy lo que supuestamente es para después, con argumentos como “es tu plata”, “está mal manejada”, “son abusivos los de las AFP”, hay de todo. Para eso, el populismo tiene mil maneras de disfrazar sus intereses, es decir, te dan plata rápido y por supuesto a todos esos señores que te dicen que te lleves tu plata, como la señora Omonte que es millonaria, como el señor Urresti, que tiene una asegurada pensión de militar, les importa un rábano. Por supuesto, hay muchísimos congresistas que no tienen una idea de lo que pasará con ellos en su futuro, pero hoy están cobrando un sueldo que no les pagarían nunca en la vida privada. Después tenemos el tema de la ONP, donde le dicen a la gente que le van a devolver lo que el Estado no tiene cómo devolver, y el tema de los bonos que ya hemos hablado mil veces de todos los tipos de bonos que hay.

Es decir, la gente está desesperada en vivir su día a día, su presente. Para colmo, hay la genial idea de hacer una AFP del Estado, lo cual no solo implicará el despilfarro de la administración de esos fondos, porque el Estado siempre ha sido pésimo administrador, sino que tendremos otra vez un estado empresario que se meterá a comprar supermercados, cines, farmacias, fábricas, todo tipo de negocios que evidentemente terminarán destrozando el poco futuro de algunos ingenuos peruanos. Pero si hablamos de futuro, lo más incierto es el futuro de algunas agrupaciones políticas que son partidos “cascarón”. No son más que un grupo de amigos que no son tan amigos, que se han lanzado a este circo electoral, porque es un circo de locos donde hay muchísimos improvisados, tránsfugas, traidores, corruptos disfrazados, ociosos remilgados y todo tipo de pelaje de gente que está desesperada por el sueldito de congresista o por estar en la foto y decirle a alguien en algún momento de su triste futuro, que fue candidato presidencial. En medio de todo, lo bueno que vamos a ver es que de los más de 25 partidos que se presentan, quedarán 10 u 11 como máximo, cosa que será un bálsamo, porque después habrá no sé cuántos cientos que conseguirán 26 mil firmas para reinscribirse luego de la debacle electoral, y eso lo consigue prácticamente cualquiera.

Pero seguramente tendremos un Congreso muy improvisado, muy dado a la traición, porque obviamente muy pocos le van a ser leales a los candidatos que están en la foto, luego de que algunos de ellos tengan el peligrosísimo deber de ser Presidentes del Perú.

Así estamos, todo es una pena. Perú es un país sin futuro.

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

Por: Phillip Butters / La pandemia del Covid-19 no solamente ha costado al Perú más de 85 mil muertos no reconocidos por este gobierno cuasi genocida de Martín Vizcarra, sino que también nos ha sumido en una profunda depresión económica y hasta psicosocial. Muchísimas personas están desesperadas por no tener un presente, por ver cómo se destroza todo lo que hicieron en su pasado, y evidentemente no están pensando ni en el futuro de mediano o largo plazo, simplemente piensan en el hoy y en mañana. Es decir, cubrir sus necesidades principales de alimentación vivienda, vestido y educación. La situación es desesperada. Millones de peruanos han perdido el trabajo, el crédito en sus tarjetas que es lo más rápido donde uno se da cuenta que comienza a entrar en problemas, y por supuesto no tendrán cómo pagar sus carros, sus departamentos que tiene con crédito hipotecario, entonces la gente, desesperada, ha tomado los pocos ahorros que tenía, han aplaudido que puedan ir haciéndole huecos a su Compensación por Tiempo de Servicio (CTS), los pocos que tenían ese lujo en el banco, lo cual implica formalidad.

Ahora hemos entrado en la vorágine de las AFP. Primero la jubilación anticipada, después la trampita de la garantía sobre el fondo de la AFP para generar un préstamo, es decir una jubilación adelantada “bamba”, y luego esta locura que están haciendo, del retiro de los fondos de las AFP. Eso es una locura porque es decirle a la gente que no va a tener futuro, es decirles que tomen hoy lo que supuestamente es para después, con argumentos como “es tu plata”, “está mal manejada”, “son abusivos los de las AFP”, hay de todo. Para eso, el populismo tiene mil maneras de disfrazar sus intereses, es decir, te dan plata rápido y por supuesto a todos esos señores que te dicen que te lleves tu plata, como la señora Omonte que es millonaria, como el señor Urresti, que tiene una asegurada pensión de militar, les importa un rábano. Por supuesto, hay muchísimos congresistas que no tienen una idea de lo que pasará con ellos en su futuro, pero hoy están cobrando un sueldo que no les pagarían nunca en la vida privada. Después tenemos el tema de la ONP, donde le dicen a la gente que le van a devolver lo que el Estado no tiene cómo devolver, y el tema de los bonos que ya hemos hablado mil veces de todos los tipos de bonos que hay.

Es decir, la gente está desesperada en vivir su día a día, su presente. Para colmo, hay la genial idea de hacer una AFP del Estado, lo cual no solo implicará el despilfarro de la administración de esos fondos, porque el Estado siempre ha sido pésimo administrador, sino que tendremos otra vez un estado empresario que se meterá a comprar supermercados, cines, farmacias, fábricas, todo tipo de negocios que evidentemente terminarán destrozando el poco futuro de algunos ingenuos peruanos. Pero si hablamos de futuro, lo más incierto es el futuro de algunas agrupaciones políticas que son partidos “cascarón”. No son más que un grupo de amigos que no son tan amigos, que se han lanzado a este circo electoral, porque es un circo de locos donde hay muchísimos improvisados, tránsfugas, traidores, corruptos disfrazados, ociosos remilgados y todo tipo de pelaje de gente que está desesperada por el sueldito de congresista o por estar en la foto y decirle a alguien en algún momento de su triste futuro, que fue candidato presidencial. En medio de todo, lo bueno que vamos a ver es que de los más de 25 partidos que se presentan, quedarán 10 u 11 como máximo, cosa que será un bálsamo, porque después habrá no sé cuántos cientos que conseguirán 26 mil firmas para reinscribirse luego de la debacle electoral, y eso lo consigue prácticamente cualquiera.

Pero seguramente tendremos un Congreso muy improvisado, muy dado a la traición, porque obviamente muy pocos le van a ser leales a los candidatos que están en la foto, luego de que algunos de ellos tengan el peligrosísimo deber de ser Presidentes del Perú.

Así estamos, todo es una pena. Perú es un país sin futuro.

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

Más recientes