Presunta red criminal por cobro a camas UCI pasará control de identidad

9 presuntos miembros de una red criminal solicitaban la cantidad S/ 82 mil para que un paciente grave con COVID-19 pudiera acceder a una de las camas UCI en el Hospital Guillermo Almenara.

9 presuntos miembros de una red criminal solicitaban la cantidad S/ 82 mil para que un paciente grave con COVID-19 pudiera acceder a una de las camas UCI en el Hospital Guillermo Almenara.

La mañana de este miércoles, fueron detenidos los miembros de una presunta red criminal que cobraban a los pacientes que necesitaban acceder a las camas UCI. Los delitos por los que se les acusa serían tráfico de influencias, cohecho activo genérico y cohecho pasivo propio.

Hoy jueves 22 de julio se llevará a cabo la audiencia donde los implicados tendrán que pasar un control de identidad, esto informó el Primer Juzgado de Investigación de la Corte Superior de Justicia de Lima (CSJ). Los presuntos implicados operaban bajo la modalidad de cobro de cupos, pues les pedían a los familiares de los pacientes realizar el pago de S/82 mil soles para acceder a una cama UCI en el Hospital Guillermo Almenara de Essalud. La audiencia será transmitida por el canal de Justicia TV al promediar las 10 de la mañana.

La Segunda Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios informó que en esta organización criminal estaría formada por Pedro Pino Gonzales, coordinador de la Red de Salud Almenara, y por Nery Magali Ochoa Menacho, coordinadora de Extensión y Cobertura de la Oficina de Atención de Hospitalización.

Las otras personas implicadas serían Ana Cecilia Aróstegui, tesorera de la ONG Donantes de Esperanza; Iradia Vanessa Muñoz, también miembro de la ONG; Luis Diego Moreyra (hijo de Iradia Muñoz), Miguel Ángel Agarini (esposo de Iradia Muñoz), Piero Pino (hijo de Pedro Pino), Sebastián Bazalar (hijo de Ana Aróstegui) y Vanessa Recuenco (hija de Nery Ochoa), quienes estarán detenidos de manera preliminar durante 7 días.
Este hecho fue calificado como “abominable” por Óscar Ugarte, ministro de Salud, quien aprovechó los medios de comunicación durante la inauguración de una nueva planta de oxígeno medicinal, para informar que se colaborará con las indagaciones pertinentes, con el fin de que se sancione a los implicados.