Se autoriza la intervención de las Fuerzas Armadas como apoyo a la PNP

La PNP solicitó la intervención de las Fuerzas Armadas debido a un "incremento significativo" en los índices de la delincuencia común y organizada.

por | Nov 2, 2021 | Actualidad

La PNP solicitó la intervención de las Fuerzas Armadas debido a un «incremento significativo» en los índices de la delincuencia común y organizada.

Este martes, el Gobierno autorizó la intervención de las Fuerzas Armadas (FF.AA.), quien trabajará en conjunto con la Policía Nacional del Perú (PNP) en Lima y Callao para frenar la delincuencia. A través de una resolución suprema publicada en el diario oficial El Peruano, se dio a conocer que esta medida tendrá vigencia durante 30 días calendario, con la que se busca «asegurar el control y el mantenimiento del orden interno».

Fue la misma la Policía Nacional del Perú (PNP) la que presentó una solicitud pidiendo la intervención de las Fuerzas Armadas debido a un «incremento significativo» en los índices de la delincuencia común y organizada en las jurisdicciones mencionadas.

Y es que en los últimos meses se viene registrando en Lima y Callao un incremento importante de las actividades de «organizaciones delictivas dedicadas, entre otros, al tráfico ilícito de drogas en sus distintas modalidades, tenencia ilegal de armas, robos, hurtos y demás delitos que ponen en peligro la integridad física de los ciudadanos».

En el documento se menciona que las actividades delictivas «han logrado sobrepasar la capacidad operativa de la Policía Nacional del Perú». Es por ello que, la intervención de las Fuerzas Armadas «constituye una tarea de apoyo a la misión de la Policía Nacional del Perú y no releva la activa participación de esta» además de que «el control del orden interno permanece en todo momento a cargo de la PNP».

Por otro lado, se hace mención a que la participación de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) «está dirigida a contribuir y garantizar la plena vigencia del derecho a la libertad y seguridad personales, a la libertad de tránsito por las vías y carreteras, el derecho a la paz, a la tranquilidad, al adecuado funcionamiento de los servicios públicos esenciales y resguardar puntos críticos vitales para el normal desarrollo de las actividades de la población afectada, facilitando de este modo que los efectivos de la Policía Nacional del Perú concentren su accionar en el control del orden interno y la interacción con la población».

«La intervención de las Fuerzas Armadas, conforme a la presente Resolución Suprema, no implica en modo alguno la restricción, suspensión ni afectación de los derechos fundamentales consagrados en la Constitución Política del Perú, las leyes y los Tratados Internacionales sobre Derechos Humanos de los que el Perú es parte», se pudo leer en la resolución suprema.