Voto voluntario ya

0
142

Por: Phillip Butters

Prueba de que soplan vientos reformistas y de tanta comisión de notables, que hablan y pontifican sobre las reformas principales del sistema político, para mí  la principal es que no nos obliguen a votar por esta fauna de congresistas. Me resulta bochornoso trabajar en medios de comunicación y voy a ir a la calle y cualquier persona me pregunte mi opinión sobre lo que pasa en el Congreso.

Me avergüenza estar hablando del partido Peruanos Por el Kambio, que se quiso cambiar el nombre a Contigo, pero Contigo sin ti porque ya no están con PPK, pero sí con Martincito, porque así lo quiere Sheput que también ha estado con Humala, Toledo, la Villarán y con quien tenía que estar.

Ahí nomás aparece el hijo putativo de PPK, un tal Violeta que quiere sobrevivir. Y me resulta sorprendente Salvador Heresi, que después de haber sido vejado por Vizcarra, diga que su partido se cambia el nombre para apoyar a Vizcarra. Y este último lo vuelve a desairar diciendo que no será candidato.

Previamente lo había botado por Twitter y en un acto humillante él reaccionó diciéndole ladrón a PPK. Así y todo, quiere apoyar a Vizcarra y además se toma una foto en el Country Club con el presunto ladrón. Todo un asco.

La cosa se pone más ruin cuando escuchamos a Lescano culpando al Apra, al fujimorismo, a un complotsus problemas legales, sexuales, de acoso.

Me tinkaba que Lescano va a terminar diciendo que nunca acosó a nadie porque la susodicha señora tuvo algo con él o intentó tener algo. Lo que quiero decir es que Lescano va a hacer lo que tenga que hacer para salvarse de la cárcel y del desafuero.

Pero todo eso abunda en el asco que le da al común de los peruanos el tener que votar obligatoriamente por cualquier de estos congresistas. Súmele a esto los escándalos tontos de las flores, los televisores, los asesores, Chihuán disfrazada de la princesa Diana de Disney, De Belaunde disfrazado de mayordomo, congresistas que se subieron al avión para estar de ayayeros del Presidente de la República, Petrozzi disfrazado del Barbero de Sevilla, o Mamani diciendo que lo sacaron del Congreso por borracho y no por mañoso.

Para colmo se acaban de establecer un nuevo régimen para tener más viáticos. Toda una absoluta sinvergüencería.

No sé qué tan notables sean esos notables que ha designado el presidente de la República a dedo para tumbarse la Constitución, pero si hay algo que me queda claro y no tengo que ser notable para darme cuenta de eso, es que no debemos estar obligados a votar.

Esa sería la gran decisión de este o de cualquier otro Congreso, porque de verdad es desagradable estar hablando todo el día de estos sinvergüenzas.