17.9 C
Lima
Lunes, Noviembre 30, 2020

El silencio de la ministra Sonia Guillén

Escribe: Edwin Cavello Limas
La ministra de Cultura Sonia Guillén asumió el cargo el 07 de diciembre del 2019, luego de la renuncia del exministro Francesco Petrozzi. Mucha gente pensó que con la llegada de Guillén a la cartera de Cultura la gestión de ese ministerio mejoraría. Pero solo pasó unos días para darnos cuenta que Sonia Guillén era más de lo mismo, y que, además, había sido elegida por el presidente Vizcarra para avalar el proyecto del Aeropuerto Internacional de Chinchero en Cusco. Es decir, un fusible más para el Gobierno.

El proyecto del Aeropuerto Internacional en Chinchero no solo atenta contra el Patrimonio Cultural de la Humanidad, también es un proyecto suicida, que pondría en riesgo vidas humanas. Al parecer esto tampoco le importa a la actual ministra Guillén, ya que se desvive en decir sí, a todo lo que el presidente Vizcarra le solicita.

Para hablar de la problemática de Chinchero y la crisis que vive el ministerio de Cultura, el ocho de enero de manera formal solicitamos una entrevista con la ministra de Cultura Sonia Guillén. La solicitud de la entrevista fue enviada a las 10 de la mañana al correo de Erika Ames Mora ([email protected]), Directora de la Oficina de Comunicación e Imagen Institucional del Ministerio de Cultura. Luego de dos días no tuvimos respuesta alguna y volvimos a enviar otro correo el 10 de enero a las 10:45 de la mañana. Tampoco tuvimos respuesta. De la misma forma hemos enviado mensajes vía WhatsApp a Erika Ames, para hacerle recordar de la solicitud de nuestra entrevista, pero tampoco nos responde los mensajes.

Recién el día 12 de enero, recibo una llamada de Erika Ames vía WhatsApp, su comunicación no era para saludarme, sino para reclamarme de forma alterada la publicación que habíamos realizado el día 11 de enero en la web de Lima Gris, publicación que lleva por título “Viceministra María Elena Córdova y la historia de las transferencias bancarias a cuentas personales”.  Mientras respondía tranquilamente a sus reclamos, le recordé que estaba esperando la entrevista a la ministra Guillén. Ella me dijo que no me pudo contestar porque la ministra estaba de viaje y tenía la agenda muy apretada, pero que de todas maneras agendaría la entrevista la siguiente semana. Ha pasado más de un mes desde esa conversación y hasta ahora no hemos recibido respuesta, es decir, nos mintió.

Acaso la ministra Sonia Guillén forma parte de los políticos que no aceptan los cuestionamientos o las críticas por parte del periodismo. Ministra Guillén, usted da entrevistas, pero solo a medios que no la cuestionan y a periodistas que no preguntan. Esa es la clase de gestión por la que pretende ser recordada. Usted sabe muy bien que al aceptar el cargo se en una funcionaria del Estado, y tiene la obligación de responder todas las preguntas y cuestionamientos que reciba su gestión. Rompa el silencio ministra, debe contestar sobre los graves errores y las denuncias que recibe el ministerio de Cultura permanentemente.

(*) Periodista y director de la revista cultural Lima Gris.

Escribe: Edwin Cavello Limas
La ministra de Cultura Sonia Guillén asumió el cargo el 07 de diciembre del 2019, luego de la renuncia del exministro Francesco Petrozzi. Mucha gente pensó que con la llegada de Guillén a la cartera de Cultura la gestión de ese ministerio mejoraría. Pero solo pasó unos días para darnos cuenta que Sonia Guillén era más de lo mismo, y que, además, había sido elegida por el presidente Vizcarra para avalar el proyecto del Aeropuerto Internacional de Chinchero en Cusco. Es decir, un fusible más para el Gobierno.

El proyecto del Aeropuerto Internacional en Chinchero no solo atenta contra el Patrimonio Cultural de la Humanidad, también es un proyecto suicida, que pondría en riesgo vidas humanas. Al parecer esto tampoco le importa a la actual ministra Guillén, ya que se desvive en decir sí, a todo lo que el presidente Vizcarra le solicita.

Para hablar de la problemática de Chinchero y la crisis que vive el ministerio de Cultura, el ocho de enero de manera formal solicitamos una entrevista con la ministra de Cultura Sonia Guillén. La solicitud de la entrevista fue enviada a las 10 de la mañana al correo de Erika Ames Mora ([email protected]), Directora de la Oficina de Comunicación e Imagen Institucional del Ministerio de Cultura. Luego de dos días no tuvimos respuesta alguna y volvimos a enviar otro correo el 10 de enero a las 10:45 de la mañana. Tampoco tuvimos respuesta. De la misma forma hemos enviado mensajes vía WhatsApp a Erika Ames, para hacerle recordar de la solicitud de nuestra entrevista, pero tampoco nos responde los mensajes.

Recién el día 12 de enero, recibo una llamada de Erika Ames vía WhatsApp, su comunicación no era para saludarme, sino para reclamarme de forma alterada la publicación que habíamos realizado el día 11 de enero en la web de Lima Gris, publicación que lleva por título “Viceministra María Elena Córdova y la historia de las transferencias bancarias a cuentas personales”.  Mientras respondía tranquilamente a sus reclamos, le recordé que estaba esperando la entrevista a la ministra Guillén. Ella me dijo que no me pudo contestar porque la ministra estaba de viaje y tenía la agenda muy apretada, pero que de todas maneras agendaría la entrevista la siguiente semana. Ha pasado más de un mes desde esa conversación y hasta ahora no hemos recibido respuesta, es decir, nos mintió.

Acaso la ministra Sonia Guillén forma parte de los políticos que no aceptan los cuestionamientos o las críticas por parte del periodismo. Ministra Guillén, usted da entrevistas, pero solo a medios que no la cuestionan y a periodistas que no preguntan. Esa es la clase de gestión por la que pretende ser recordada. Usted sabe muy bien que al aceptar el cargo se en una funcionaria del Estado, y tiene la obligación de responder todas las preguntas y cuestionamientos que reciba su gestión. Rompa el silencio ministra, debe contestar sobre los graves errores y las denuncias que recibe el ministerio de Cultura permanentemente.

(*) Periodista y director de la revista cultural Lima Gris.

Más recientes