Por: Phillip Butters / Borrando la historia

por | Jun 11, 2020 | Opinión

Por: Phillip Butters / Lo que está pasando es absolutamente maquiavélico, retorcido, indigno, apestoso. Cualquier calificativo que denigre una imagen, es bastante corto para poder explicar en estas líneas. El Presidente visitó antes de ayer el hospital de Ate. Llegó Vizcarra a una sala, o a un área que parecía un comedor, habían mesas blancas, cada una de estas mesas tenía presuntos médicos o enfermeras, prácticamente todos sin tapabocas, todos con equipo de protección personal nuevos y limpios, pero reitero, sin tapabocas. Unos se miraban a otros, algunos estaban chateando en el celular. Vizcarra hablaba y esto parecía algo tan absolutamente falso, porque estaban “aparentemente” en un área de trabajo, en donde no había ningún tipo de documento encima de las mesas, no estaban almorzando nada, no había ninguna pizarra, en las áreas contiguas había una ventana y estaba una zona vacía, y mientras Vizcarra hablaba, sólo para las cámaras de Televisión Nacional y RTP Canal 7 -para mayores señas que es el canal del Estado, no del Gobierno, aclaro. Y decía una cantidad de mentiras y de sandeces mientras que Zamora, el sádico, se paseaba y miraba a estos presuntos doctores, supuestas enfermeras, increíbles auxiliares, como el profesor que pasa revista por el salón, para que los muchachos no se copien el examen. Y en esa alocución Vizcarra hablaba de que las cosas estaban mejorando, de que se estaba revirtiendo la situación en el país. Temas absolutamente falsos, colisionaba con la verdad de manera frontal. El día anterior, este señor Zamora, había ido al hospital Regional de Loreto y había encarado a un doctor y le había dicho al médico Jorge Luis Baldeón, que es un profesional con 25 años de trayectoria que “quien le estaba pagando para ir a
quejarse”. Una falta de respeto abierta a todos los doctores de la Región Loreto, que han firmado un pronunciamiento declarando al sádico, como persona “Non grata”. Y lo propio
pasa en Ucayali, en Tarapoto, por supuesto en San Martín, y podemos seguir hablando de Tumbes, de Lambayeque, de La Libertad y de Piura, en donde médicos y enfermeras gritaban, exclamaban alaridos solicitando oxígeno, y estos dos señores se dedican a mentir en comparsa, con una serie de presuntos líderes de opinión, diciendo que la cosa está mejorando. ¿De qué cosa están hablando?, ¿Están borrando la historia? me pregunto. ¿Son tan miserables que son capaces de ocultar los muertos? Cosa que evidentemente ha quedado al descubierto, no solamente por las investigaciones en el portal Vox Populi, del CPI de Manuel Saavedra, de El País de España, del Times de Nueva York, sino por la propia realidad. Oigan, ¡Se ha cuadruplicado la fabricación de ataúdes! ¿Por qué creen que es eso? ¿Porque está de moda hacer cajas de madera? Pregunto. O sea ¿qué cosa tienen en la cabeza? La estrategia del Gobierno para con el Covid-19 ha sido un absoluto fracaso. Sin embargo, parece que la orden es: ¡Hablen de otros temas!, que hablen del reinicio de la reapertura económica. Ya no hablan ni de meseta, ni nada parecido, sino de pronta mejoría. Realmente esta gente es absolutamente torva, es gente con problemas mentales. El pueblo se está muriendo y se va a seguir muriendo, durante todo ese mes de junio y muy probablemente gran parte del próximo mes. Sin embargo, quieren cambiar la historia a punta de emisiones en canales de televisión y en “periodicazos”. La República, digo yo, ¿puede ser tan cruel de decir que la cosa está mejorando en el norte, luego de ver las fosas comunes en Chiclayo?. De verdad ¿alguien puede pensar que todo el mundo no se está contaminando, cuando sale a la calle sin tapabocas? ¿Alguien puede ser tan vil?