¿Sabías que Etiopía vive en el año 2014?

El país africano, Etiopía, tiene múltiples particularidades. Sin embargo, una de las más resaltantes es que están 7 años atrás que el resto del mundo, es decir, se encuentran en el 2014

por | Sep 15, 2021 | Internacional

El país africano, Etiopía, tiene múltiples particularidades. Sin embargo, una de las más resaltantes es que están 7 años atrás que el resto del mundo, es decir, se encuentran en el 2014

El  inicio del 2014 de Etiopía empezó hace poco, es decir celebraron el año nuevo el11 de septiembre. Pese a este asombroso dato, no es lo único impactante que tienen los etíopes.

Además, de que el sábado pasado empezó el 2014, también se caracterizan porque su año dura 13 meses y no 12, como en el resto de países. La razón es que calculan el nacimiento de Cristo, Mientras que los católicos corrigieron el error en 500 d.C., los etíopes se quedaron con esa fecha. Pero al contrario de lo que se espera que dure el 13vo mes, en el país africano dura cinco o seis días, ello depende si se encuentran en un año bisiesto.

¿Tienen las tablas con los Diez Mandamientos?

Según sus habitantes, tienen el baúl sagrado que incluye a las tablas con los Diez Mandamientos, que dios le otorgó a Moisés. La encargada de custodiar este tesoro es la Iglesia ortodoxa etíope, según cuentan, se encuentra dentro de la Iglesia Nuestra Señora María de Sión de Aksum.

Según cuenta la leyenda, pudieron ser poseedoras de este valioso privilegio gracias a la reina de Saba. Sin embargo, esta historia aún no es oficial, por lo cual los historiadores no están seguros de su veracidad, pero para el pueblo etiopiano es completamente real.

Les dieron alojo a musulmanes

«Si fueras a Abisinia, encontrarás un rey que no tolerará la injusticia», dijo el profeta Mahoma aconsejando a sus seguidores cuando fueron perseguidos por primera vez en la Meca, que actualmente es Arabia Saudita.

Por esa razón un grupo se encaminó hacia el Reino de Aksum, que formaba parte de la actual Etiopía y Eritrea. Cuando llegaron fueron bien recibidos y el monarca Armah les dejó practicar su religión.