Salud Mental: la depresión es el trastorno con más incidencia

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental y la OMS advierte que 350 millones de personas sufren de depresión.

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental y la OMS advierte que 350 millones de personas sufren de depresión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) conmemora cada 10 de octubre el Día Mundial de la Salud Mental para concientizar a la población sobre los problemas o trastornos de salud mental y la importancia uno debe darle a estos temas.

En muchas ocasiones de la vida hemos pronunciado o escuchado las frases “no puedo seguir” o “ya no sé qué hacer”. Sin embargo, solemos restarle importancia a diferencia de cuando se trata de algún problema o enfermedad física como una fractura o contagio que rápidamente se acude al médico.

A pesar de que se presenten síntomas de que algo anda mal con nuestra mente, hablar de los problemas personales todavía es un tema tabú.

Según los Estudios Epidemiológicos de Salud Mental en el Perú (EESM), anualmente el 20,7% de la población mayor de 12 años sufre algún tipo de trastorno mental. Por ello es importante observar las señales que se presentan tanto en adultos como en niños con relación a situaciones de estrés o episodios frustrantes.

¿Qué se considera enfermedad mental?

Es una alteración de tipo emocional, cognitivo y/o comportamiento. Estos afectan los procesos psicológicos básicos como son la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, el aprendizaje, etc. Según señala la Asociación Vizcaína de Familias y Personas con Enfermedad Mental.

Además, estas enfermedades mentales dificultan a la persona en adaptarse al entorno cultural y social en que vive. Estos llevan a crear alguna forma de malestar subjetivo.

Según la asociación, las enfermedades mentales se catalogan con origen y neurobiología totalmente diferentes. Estos pueden ser: la esquizofrenia, trastornos psicóticos, trastorno de déficit de atención, trastornos de la personalidad, entre otros.

No obstante, la que más incidencia tiene en todo el mundo es sin duda la depresión.

A nivel global existen aproximadamente 350 millones de personas que padecen depresión según la OMS. También informa que este trastorno afecta más a la mujer que al hombre.

¿Qué es la depresión?

Es considerado un trastorno mental caracterizado por la presencia persistente de tristeza. Se trata de la perdida de interés por realizar alguna actividad que normalmente la persona disfruta como un deporte o un hobby. Todo ello durante un periodo prolongado de tiempo.

También existe la duda de cómo podemos llegar a estar deprimidos. Aún se desconoce sobre los mecanismos del cerebro que llevan a un persona a estar deprimida. Sin embargo, está demostrado la irregularidad de los niveles de serotonina en los pacientes con depresión.

Cuando los niveles de serotonina bajan, aumenta la probabilidad de episodios depresivos.

¿Cómo se trata la depresión?

Incluso los casos más severos de depresión pueden ser tratados. Dado el origen cíclico de las depresiones, un tratamiento temprano puede ayudar a que no haya episodios recurrentes.

Actualmente existen diferentes tratamientos farmacológicos como son el Prozac, Celexa y Paxil. Estos funcionan inhibiendo selectivamente la reabsorción de serotonina.

Si bien, dan buenos resultados, en ciertos casos tiene efectos secundarios no deseados.

Por ello, se retomó la investigación de psicodélicos clásicos como la psilocibina, la mescalina o el LSD para el tratamiento de depresiones. Ya antes de los años 70 se sugirió que estas sustancias químicas podrían tener utilidad para tratar depresiones o ansiedad profunda.

Además, un estudio reciente en humanos se vio que los pacientes tratados con psilocibina tuvieron unos beneficios hasta cuatro veces mayores que los antidepresivos tradicionales.

Es mejor prevenir

Los fármacos clásicos y los experimentales principalmente tienen como objetivo el tratamiento, mas no la prevención de la depresión.

Para ello, tanto la terapia cognitiva conductual como la meditación demuestran ser de gran ayuda para mantener una buena salud mental. También la ayuda de psicólogos profesionales.

Debemos ser consientes del impacto de las enfermedades mentales en nuestra salud y en la de nuestros seres queridos. Y actuemos tanto para prevenirlas como para tratarlas.