18.2 C
Lima
Martes, Diciembre 1, 2020

Capacidad de penales en el país es de 55 mil presos y hay más de 95 mil

Exministro Luis Gonzales Posada revela alarmantes cifras tras conocerse que cuatro internos del centro penitenciario del Callao dieron positivo a COVID-19

Tras conocerse que cuatro presos en el país dieron positivo para coronavirus, el ministro de Justicia y de Relaciones Exteriores, Luis Gonzales Posada, reveló preocupantes cifras sobre la crítica situación en los penales. Indicó que hay 40 mil reclusos que duermen en pasadizos o apiñados en los mismos cuartos, compartiendo baños insalubres.

El Poder Judicial está cambiando la detención preventiva por arresto domiciliario, pero lo hace selectivamente. Han liberado al ex premier Villanueva y al exalcalde Castañeda, pero no sucede lo mismo con Keiko Fujimori. ¿Qué opina?

Opino que es momento de poner punto final a las detenciones preventivas, que solo deben ser excepcionales y justificadas, pero que fiscales y jueces han convertido en una norma, a pesar que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, los más calificados juristas y la propia Corte Suprema han rechazado ese procedimiento abusivo, violatorio de los derechos humanos y del debido proceso, que contribuye al hacinamiento de los penales.

El gobierno anuncia que procederá a otorgar indultos y el presidente de la Corte Superior sostiene que los jueces revisarán la lista de beneficiarios…

Me parece muy bien. Así están haciendo en Estados Unidos, Chile y en casi todos los países latinoamericanos en este tiempo de pandemia. Las cárceles peruanas son depósitos humanos, sobre poblados e insalubres. Hay unos 95 mil internos, pero la capacidad de los 68 establecimientos existentes es de 55 mil personas a lo máximo, lo que significa que unos 40 mil reclusos no tienen siquiera donde dormir. Pernoctan en pasadizos o apiñados en los mismos cuartos, compartiendo baños indescriptibles. No menos grave es que 38 mil de ellos se encuentran bajo detención preventiva, para ser investigados. Algunos pasan años esperando el inicio del proceso. El caso del empresario Martin Belaunde es emblemático, porque estuvo más de cinco años detenido y hasta hoy no se ha iniciado el proceso judicial. Como él hay cientos de personas.

Sobrepoblación que cada vez se agranda…

Así es. Ha aumentado la delincuencia alarmantemente y también las detenciones preventivas. El Callao, por ejemplo, tiene capacidad para 572 internos, pero cuenta con 3,296; es decir, un 476% de exceso. Lurigancho dispone de espacio para 3, 200 y ahí viven 9,900, un 207% mas o el Castro Castro, que puede albergar a 1,142 reos, pero hay 4,432,288% más. Hay otros casos más dramáticos, como el penal de Jaén donde la sobrepoblación es del 500%. En una situación de pandemia es preocupante por los
posibles contagios.

¿ El indulto es un camino…?

Es uno de los caminos, diríamos, que no puede beneficiar asesinos, jefes de bandas de narcotraficantes, violadores, sicarios, quienes tienen condena por terrorismo o por graves violaciones a los derechos humanos. Por eso me parece adecuado que los jueces
que aplicaron las penas las revisen y den opinión. Así hicimos cuando fui ministro de Justicia y el resultado resultó excelente. No tiene sentido, por ejemplo, que existan reos primarios por delitos menores o 2 mil 700 por alimentos Es absurdo que sigan en la cárcel. Con ellos, hay ancianos, algunos casi en estado vegetal, minusválidos, enfermos mentales. Por eso debe concederse indulto calificado y reducción de las penas, a la vez que contenerse que los magistrados sigan manipulando las prisiones preventivas.

¿Por qué lo hacen?

Porque ganan tiempo debido a que no tienen las acusaciones adecuadamente sustentadas, porque atraen el relumbrón de titulares de medios de prensa y ganan el aplauso de las barras bravas. Hay jueces y magistrados que se han vuelto en inobservables, que se pasean por los sets de televisión y cuestionan a magistrados supremos en términos ofensivos.

Finalmente, el drama de las cárceles está vinculado directamente a la seguridad.

Claro. Ahí se planifican muchos crímenes y se envilece a los primarios. Por eso hay que impulsar un programa de emergencia para construir cárceles modernas, con el apoyo del ILANUD, un órgano especializado de Naciones Unidas en prevención del delito y justicia penal y con el asesoramiento de gobiernos con experiencia en ese ámbito, como Estados Unidos y Alemania. Ojalá que todo esto no quede en palabras, en buenas intenciones. Pero no quiero terminar la entrevista sin responder la pregunta inicial sobre la señora Fujimori. Pienso que ella debe estar con arresto domiciliario. Ese es su régimen. Si lo está Villanueva, ¿por qué no ella?

Exministro Luis Gonzales Posada revela alarmantes cifras tras conocerse que cuatro internos del centro penitenciario del Callao dieron positivo a COVID-19

Tras conocerse que cuatro presos en el país dieron positivo para coronavirus, el ministro de Justicia y de Relaciones Exteriores, Luis Gonzales Posada, reveló preocupantes cifras sobre la crítica situación en los penales. Indicó que hay 40 mil reclusos que duermen en pasadizos o apiñados en los mismos cuartos, compartiendo baños insalubres.

El Poder Judicial está cambiando la detención preventiva por arresto domiciliario, pero lo hace selectivamente. Han liberado al ex premier Villanueva y al exalcalde Castañeda, pero no sucede lo mismo con Keiko Fujimori. ¿Qué opina?

Opino que es momento de poner punto final a las detenciones preventivas, que solo deben ser excepcionales y justificadas, pero que fiscales y jueces han convertido en una norma, a pesar que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, los más calificados juristas y la propia Corte Suprema han rechazado ese procedimiento abusivo, violatorio de los derechos humanos y del debido proceso, que contribuye al hacinamiento de los penales.

El gobierno anuncia que procederá a otorgar indultos y el presidente de la Corte Superior sostiene que los jueces revisarán la lista de beneficiarios…

Me parece muy bien. Así están haciendo en Estados Unidos, Chile y en casi todos los países latinoamericanos en este tiempo de pandemia. Las cárceles peruanas son depósitos humanos, sobre poblados e insalubres. Hay unos 95 mil internos, pero la capacidad de los 68 establecimientos existentes es de 55 mil personas a lo máximo, lo que significa que unos 40 mil reclusos no tienen siquiera donde dormir. Pernoctan en pasadizos o apiñados en los mismos cuartos, compartiendo baños indescriptibles. No menos grave es que 38 mil de ellos se encuentran bajo detención preventiva, para ser investigados. Algunos pasan años esperando el inicio del proceso. El caso del empresario Martin Belaunde es emblemático, porque estuvo más de cinco años detenido y hasta hoy no se ha iniciado el proceso judicial. Como él hay cientos de personas.

Sobrepoblación que cada vez se agranda…

Así es. Ha aumentado la delincuencia alarmantemente y también las detenciones preventivas. El Callao, por ejemplo, tiene capacidad para 572 internos, pero cuenta con 3,296; es decir, un 476% de exceso. Lurigancho dispone de espacio para 3, 200 y ahí viven 9,900, un 207% mas o el Castro Castro, que puede albergar a 1,142 reos, pero hay 4,432,288% más. Hay otros casos más dramáticos, como el penal de Jaén donde la sobrepoblación es del 500%. En una situación de pandemia es preocupante por los
posibles contagios.

¿ El indulto es un camino…?

Es uno de los caminos, diríamos, que no puede beneficiar asesinos, jefes de bandas de narcotraficantes, violadores, sicarios, quienes tienen condena por terrorismo o por graves violaciones a los derechos humanos. Por eso me parece adecuado que los jueces
que aplicaron las penas las revisen y den opinión. Así hicimos cuando fui ministro de Justicia y el resultado resultó excelente. No tiene sentido, por ejemplo, que existan reos primarios por delitos menores o 2 mil 700 por alimentos Es absurdo que sigan en la cárcel. Con ellos, hay ancianos, algunos casi en estado vegetal, minusválidos, enfermos mentales. Por eso debe concederse indulto calificado y reducción de las penas, a la vez que contenerse que los magistrados sigan manipulando las prisiones preventivas.

¿Por qué lo hacen?

Porque ganan tiempo debido a que no tienen las acusaciones adecuadamente sustentadas, porque atraen el relumbrón de titulares de medios de prensa y ganan el aplauso de las barras bravas. Hay jueces y magistrados que se han vuelto en inobservables, que se pasean por los sets de televisión y cuestionan a magistrados supremos en términos ofensivos.

Finalmente, el drama de las cárceles está vinculado directamente a la seguridad.

Claro. Ahí se planifican muchos crímenes y se envilece a los primarios. Por eso hay que impulsar un programa de emergencia para construir cárceles modernas, con el apoyo del ILANUD, un órgano especializado de Naciones Unidas en prevención del delito y justicia penal y con el asesoramiento de gobiernos con experiencia en ese ámbito, como Estados Unidos y Alemania. Ojalá que todo esto no quede en palabras, en buenas intenciones. Pero no quiero terminar la entrevista sin responder la pregunta inicial sobre la señora Fujimori. Pienso que ella debe estar con arresto domiciliario. Ese es su régimen. Si lo está Villanueva, ¿por qué no ella?

Más recientes